Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Ningún pucherazo

Los abajo firmantes, trabajadores de Ciemat, en contestación a la carta aparecida el lunes 28-1-02 De un tribunal, queremos decir lo siguiente:

El pasado día 14 de enero también nosotros asistimos al primer ejercicio para la concesión de una plaza en el Ciemat y la verdad es que nadie de nosotros vio lo que dice haber visto la señora P. Ordiales. En primer lugar, nos resulta alucinante que la señora diga que ha sido testigo del evento, cuando su nombre ni siquiera aparece en la lista de los visitantes de Ciemat. Cualquier persona externa al centro, al entrar, debe identificarse y dejar su DNI al servicio de vigilancia.

Con respecto al 'maltrato y amenazas' realizados por la vocal, debemos constatar que la vocal se limitó a preguntarle sobre su labor de investigación en relación con el tema de la oposición. Pero mal puede responder una persona cuya labor fundamental ha sido ajena tanto al tema de la oposición como para lo que se le contrató, como quedó demostrado en la exposición oral de su currículo.

El currículo de Antonio, supuestamente superior a los de algunos de los miembros del tribunal, según la señora Ordiales (¿lo habrá verificado?), consistía básicamente de ocho publicaciones internacionales, ninguna de las cuales relacionadas con el área de conocimiento de la plaza (Termo-Hidro Mecánica de Materiales Geológicos).

No sabemos cuáles son las razones por las que la señora Ordiales defiende tanto al opositor, estando dispuesta a difamar a un tribunal y a calumniar abiertamente a un vocal del mismo que ni maltrató ni amenazó a dicho opositor en ningún momento. La vocal en cuestión es compañera de ambos opositores, pues pertenecen al mismo departamento desde hace años.

Creemos que es vergonzoso que se puedan dar versiones tan distorsionadas de la realidad y con testigos falsos con el objetivo de hacer parecer un pucherazo algo que no lo es en absoluto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de febrero de 2002