Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Poder Judicial estudia la suspensión de los jueces de la Operación Temple

Los tres magistrados decidirán si sigue el juicio

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) pedirá previsiblemente hoy al Ministerio Fiscal que se pronuncie sobre si procede la suspensión cautelar de funciones de los tres magistrados de la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional que excarcelaron al narcotraficante huido Carlos Ruiz Santamaría, El Negro, como consecuencia de la admisión a trámite por el Tribunal Supremo de la querella contra ellos.

La decisión sobre la suspensión de los tres magistrados se adoptará en un próximo Pleno del Consejo. Los vocales están divididos entre los que consideran que es necesaria la suspensión, tras la admisión a trámite de la querella por el Supremo, y los que entienden que debe esperarse a que se dicte un auto de procesamiento, que comporta un juicio de indicios más sólido.

En cualquier caso, la resolución dictada por el Supremo aún no es firme, ya que contra la misma cabe recurso de súplica ante la misma sala que ha decidido la admisión.

Por su parte, los tres magistrados de la Sección Cuarta decidirán esta semana si continúan celebrando el juicio de la denominada Operación Temple una vez reciban los informes que recabaron de las partes.

Los magistrados Carlos Cezón, Juan José López Ortega y Carlos Ollero han dado de plazo hasta el martes para que la Fiscalía Antidroga y las defensas de los 47 acusados aleguen lo que consideren oportuno sobre la situación creada tras la admisión de la querella contra ellos.

La Fiscalía Antidroga ha pedido la recusación de los magistrados para apartarles del juicio, mientras que algunas defensas consideran que deben ser los propios jueces quienes se retiren del caso.

El CGPJ se trasladará en pleno el martes a Bilbao para analizar las medidas de seguridad que se han adoptado para proteger a los jueces vascos, tras el asesinato del magistrado José María Lidón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de enero de 2002