Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez francés reabre el 'caso Elf' por supuestas comisiones ilegales

Uno de los jueces instructores del caso Elf ha comenzado a investigar sobre nuevas presuntas comisiones ocultas y la compleja vía utilizada para blanquear ese dinero a través de dos sociedades pantalla. El sumario ha sido abierto por 'abuso de bienes sociales, complicidad y receptación' y afecta al ex número dos de Elf Aquitanie Alfred Sirven, al hombre de negocios André Guelfi, Dedé la sardina, y a Georges Krammer, ex director de Technip, uno de los líderes mundiales del sector de las instalaciones petroleras.

Este nuevo sumario del escándalo Elf se centra en 'varias decenas de millones de francos', según desvelaba ayer el periódico Le Journal du Dimanche. Según la investigación llevada a cabo en Suiza por el juez ginebrino Paul Perraudin -cuyas conclusiones han sido transferidas recientemente a la justicia francesa-, operaciones económicas montadas conjuntamente por Elf y Technip entre 1992 y 1996 habrían generado importantes comisiones ocultas.

Los fondos en litigio habrían seguido un camino complejo con el fin de ser blanqueados por dos sociedades off shore, Bathmas y Cumberland. La primera presuntamente recibió comisiones que compartían Sirven y Krammer, vía unas cuentas bancarias a nombre de Coral y Malone. Al parecer, la segunda sociedad pantalla sirvió para retribuir a Guelfi, en especial por la venta de una refinería en Uzbekistán.

Según informó el semanario alemán Welt am Sonntag, el hombre de negocios germano Ditier Holzer, implicado presuntamente en la financiación oculta del partido del ex canciller alemán Helmut Kohl, viajará el próximo jueves a Francia, donde es buscado por su papel en la venta de la refinería Leuna en la ex RDA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de diciembre de 2001