Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Gas Natural desafía a las eléctricas

En enero inaugura su primera central y se ha hecho en un año con el 3% del mercado liberalizado

En los próximo días Gas Natural va a producir sus primeros kilowatios. El grupo gasista, que se inició este año como comercializador de electricidad y ya cuenta con una cartera de 1.200 clientes (entre ellos Renfe y Telefónica) y el 3% del mercado liberalizado, tiene un plan de inversiones en marcha en centrales de ciclo combinado de 1.980 millones de euros (332.000 millones de pesetas) 'con el objetivo de alcanzar en 2005 una cuota superior al 10% en el mercado español de generación y comercialización de electricidad', según su presidente, Antonio Brufau. Aspira a que en ese año entre el 15% y el 20% de sus resultados operativos procedan de la electricidad.

La incapacidad de las eléctricas para atender la demanda en los últimos días avala su estrategia de crecimiento

El grupo gasista controla el 30% de las centrales eléctricas que se construyen en la actualidad en España

Es una coincidencia, pero el anuncio de la inmediata puesta en funcionamiento de la primera central de ciclo combinado en España, por parte de Gas Natural, se ha producido apenas unos días antes de la masiva interrupción del suministro en Cataluña, Valencia y Madrid, por la incapacidad de las eléctricas para cubrir el incremento de la demanda auspiciado por el temporal de nieve y frío que ha padecido la Península en la última semana.

Una situación que no ha debido sorprender a los responsables de Gas Natural, aunque su presidente -que ha sido muy crítico en los últimos años con la política de inversiones de las eléctricas- no quiere comentarla ahora, y que avala en parte el plan estratégico de su compañía. Un plan elaborado para afrontar la liberalización de los mercados energéticos en España mediante la transformación de la compañía gasista en un grupo multiutility (capaz de operar en diversos servicios). Un eje principal de ese plan es el negocio de generación eléctrica. Una decisión adoptada, según se ha explicado a los accionistas, no sólo porque es una forma de fidelizar la cartera de clientes de gas y ampliar la facturación a través del suministro adicional de otros servicios, o porque las centrales de ciclo combinado utilizan gas para producir electricidad (el coste del gas supone el 70% del coste del kilovatio hora generado), sino porque además era previsible un desfase creciente entre la oferta de electricidad (durante los últimos 10 años el incremento de potencia construida en España ha sido mínimo: 1.700 megavatios) y la demanda (crece a ritmos superiores al 5% anual).

Sinergias

La construcción de la central de ciclo combinado de San Roque (Cádiz), que empieza a operar en enero y que en el primer trimestre de 2002 conectará sus 400 megavatios a la red eléctrica, la acordó Gas Natural en 1998. Tiene otras tres centrales de ciclo combinado en construcción (en Sant Adriá de Besós, Bahía Bizkaia y Cartagena), que en conjunto suponen otros 1.200 megavatios, y permisos solicitados para otras dos centrales (en La Rioja y en Plana del Vent), que suman otros 1.600 megavatios. En proceso de estudio se encuentran, además, otras centrales capaces de generar 1.200 megavatios.

En números redondos, el grupo Gas Natural controla en estos momentos el 30% de las centrales eléctricas en construcción en España.

Las últimas medidas de liberalización del gas, explica Antonio Brufau, 'nos van a permitir seguir teniendo una posición fuerte en este mercado', porque, aunque nos van a limitar al 70% la cuota de aprovisionamiento, 'es un mercado en fuerte crecimiento', y además, porque, junto con Repsol YPF (accionista mayoritario, con el 47% del capital, al igual que La Caixa, con el 25%, de Gas Natural), vamos a explotar a fondo las sinergias entre los negocios gasísticos y eléctricos, a través de las centrales de ciclo combinado 'que optimizan la rentabilidad tanto en la generación eléctrica como en la cadena de valor del gas'.

Además, la inversión requerida y el tiempo necesario para la construcción de estos generadores de ciclo combinado es muy inferior a los que requieren las centrales eléctricas clásicas o las nucleares.

El primer paso ha sido la comercialización de electricidad, mediante la compra de kilovatios al pool eléctrico para su posterior suministro a los consumidores, 'pero el objetivo es vender nuestros propios kilovatios'. En el año escaso de rodaje que llevan en esta actividad se han hecho ya con una cartera de 1.200 clientes cualificados (los que, según las medidas de liberalización, pueden elegir suministrador; en el 2003 podrán hacerlo todos los consumidores) y una potencia contratada de 2.000 MW. En subasta se han adjudicado en las últimas semanas parte de los contratos de abastecimiento de electricidad de Renfe (un 5%) y Telefónica (un 24%).

Especialmente relevante es este último, que puede alcanzar unos 60 millones de euros (10.000 millones de pesetas), y en el que Iberdrola (75%) y Gas Natural se han llevado la parte del león. Curiosamente, el BBVA participa en los tres grupos citados -Telefónica, Iberdrola y Gas Natural, en este caso a través de Repsol YPF-, mientras que dos de las grandes eléctricas que se han quedado fuera del reparto del contrato, Endesa y Unión Fenosa, son accionistas de Auna, el principal competidor en telecomunicaciones de Telefónica, la adjudicataria del contrato. Hidrocantábrico, que tenía adjudicado el 30% del suministro eléctrico de Telefónica en 2001, ve reducido su contrato al 1,3% en 2002.

Salida a Bolsa de Enagas

Enagas, la filial de Gas Natural que va a gestionar la red troncal de gaseoductos españoles y en la que la matriz debe reducir su participación al 35%, de acuerdo con las medidas de liberalización, podría salir a Bolsa antes del final del primer trimestre de 2002, según Antonio Brufau. El nuevo reglamento de tarifas de acceso a sus infraestructuras, que, según el presidente de Gas Natural, es imprescindible para abordar la apertura a terceros del capital de Enagas, está casi terminado y podría publicarse en el Boletín Oficial del Estado en enero. 'Dos o tres meses después Enagás estará cotizando en Bolsa', señala.

La situación de los mercados no va a condicionar excesivamente la salida a Bolsa de Enagas, explica el presidente de Gas Natural, porque las empresas de gas al igual que las de electricidad son consideradas valores refugio por los inversores y sus cotizaciones no sufren la penalización que registran otros valores en tiempo de crisis de los mercados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2001