Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior repartirá entre Madrid, Lanzarote y Las Palmas a los inmigrantes de Fuerteventura

El Gobierno de Canarias responsabiliza a Fernández-Miranda de la situación en las islas

Madrid / Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno ha comenzado a sacar de Fuerteventura a parte de los 500 inmigrantes que permanecen hacinados en la antigua terminal del aeropuerto de la isla. Entre ayer y anteayer fueron trasladados 105 a Las Palmas, mañana saldrán otros 90 hacia Lanzarote y entre los días 22 y 26 serán llevados a Melilla 50 más. El delegado para la Extranjería, Enrique Fernández-Miranda, ha prometido al alcalde de la capital grancanaria que antes de fin de año trasladará a Madrid a todos los que duermen en los parques de la ciudad.

La Guardia Civil interceptó la noche del miércoles, a cuatro millas de la costa de Fuerteventura, una patera con 18 personas a bordo, entre ellas una mujer y un menor. El número de inmigrantes que permanece en la antigua terminal del aeropuerto vuelve así a rondar el medio millar.

Para aliviar la presión, la policía trasladó el miércoles por la noche a 55 indocumentados desde la isla al centro de internamiento para extranjeros de Barranco Seco, en Las Palmas. Previamente, con el fin de hacer sitio en éste, el juez había puesto en libertad a 50 internos que ya habían cumplido el máximo de 40 días de reclusión que establece la Ley de Extranjería. Con la llegada del contingente del miércoles, las 84 plazas del centro quedaron cubiertas.

A pesar de ello, ayer fueron trasladados a la capital de Gran Canaria otros 50 inmigrantes. Oficialmente, para ser alojados en Barranco Seco. Pero fuentes de la Administración afirman que muchos de ellos están a punto de cumplir los 40 días de encierro, por lo que también serán puestos en libertad.

Los liberados comen en el centro de acogida de Miller Bajo, pero no pueden dormir allí porque las 154 camas que existen ya están ocupadas. Así que pernoctan en los parques de Las Palmas. El alcalde de la ciudad, José Manuel Soria, declaró ayer que ésta 'ha sobrepasado el cupo de solidaridad con la población inmigrante, que el propio Ministerio del Interior estableció en 239 personas [se refiere a la suma de las plazas de Miller Bajo y Barranco Seco]'. Las ONG le dieron la razón.

Acuerdo con Madrid

Soria se puso en contacto con el delegado del Gobierno para la Extranjería, Enrique Fernández-Miranda, para exigirle que solucionara el problema. Fernández-Miranda le aseguró que antes de fin de año todos los inmigrantes sin techo serán trasladados a otras islas o a la Península. Ayer negoció con la consejera de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Pilar Martínez López, la acogida de un número indeterminado.

La policía tiene previsto trasladar hoy a Lanzarote, en barco, a 90 sin papeles de Fuerteventura. Serán internados en la sala de rechazados del aeropuerto, que, según fuentes oficiales, tiene capacidad para cien personas y se encuentra casi vacía.

Además, los días 22, 23 y 26 será llevado en avión hasta Melilla otro medio centenar de inmigrantes de Fuerteventura. Desde la ciudad autónoma serán repatriados a Marruecos. Y aún quedarán en la terminal del aeropuerto casi 300 personas, a las que habrá que sumar las que previsiblemente seguirán llegando a las costas de la isla.

El consejero de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno autónomo, Marcial Morales, denunció ayer una vez más la avalancha que sufre Canarias y acusó al Gobierno de Marruecos: 'El hecho de que no se le escape un pesquero español en sus aguas y sin embargo no intervenga en el tráfico constante de pateras demuestra que las mafias cuentan con la complicidad de las autoridades'.

Morales señaló que, 'a pesar de las continuas advertencias del Ejecutivo autónomo', al delegado para la Extranjería 'se le ha ido el problema de las manos. Es lamentable', añadió, 'que a estas alturas Fernández-Miranda no haya establecido las redes de derivación de inmigrantes que contempla el Plan Greco y cuya necesidad entendió perfectamente José María Aznar'.

El consejero canario mostró su satisfacción porque el alcalde de Las Palmas 'haya entendido finalmente la necesidad de hacer los trasvases de inmigrantes con transparencia [en alusión a la vez que les pagó billetes de avión a Madrid]' y afirmó que los que permanecen en las calles de la capital de Gran Canaria 'están siendo incitados institucionalmente a vivir al margen de la ley'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 2001