Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COYUNTURA AGRARIA

Castilla y León suaviza las medidas contra la peste porcina por la presión del sector

La Dirección General de Producción Agropecuaria de la Junta de Castilla y León ha flexibilizado las medidas preventivas contra la peste porcina, como consecuencia del brote registrado en Cataluña, debido a la presión del sector, que temía el hacinamiento de los animales en sus granjas en una época del año, previa a las navidades, donde casi se duplican los sacrificios.

A menos de una semana de ordenar la inmovilización del ganado en 431 explotaciones de esta comunidad autónoma por haber tenido contacto con Cataluña a partir del 1 de noviembre, el Gobierno regional ha emitido una instrucción complementaria que matiza las limitaciones al movimiento del ganado, donde permite la salida de lechones y de cerdos de cebo para sacrificio siempre que sea a mataderos de Castilla y León, y que se cumplan determinados requisitos, aunque las explotaciones declaradas en alerta sanitaria siguen inmovilizadas oficialmente, lo que afecta a más de 200.000 animales. En un principio, todas las analíticas realizadas a los animales de estas explotaciones ofrecen un resultado negativo, según la Junta.

Mientras que el consejero de Agricultura y Ganadería, José Valín, consideró acertadas y necesarias las medidas de su departamento, con el fin de preservar a Castilla y León de la peste porcina, el sector las calificó de 'desproporcionadas'.

Riesgos

El sector entiende que no había riesgos evidentes de contagio, ya que el único contacto con la provincia de Barcelona fueron los camiones que habían viajado para entregar ganado en un matadero de Vich, y se desinfectaron posteriormente.

El hecho es que los mercados observaron una inmediata caída en el precio de los lechones de 20 kilos, cifrada en cerca de 2.000 pesetas por unidad (de 6.600 a 4.800 pesetas), al tiempo que aumentaron las importaciones desde Holanda, y la Lonja Agropecuaria de Segovia, de referencia nacional para algunas categorías, registró una extraordinaria tensión, teniendo que aplazar la sesión que marcó, a las 24 horas siguientes, a 5.300 pesetas el precio de los cochinillos de 4,5 a siete kilos (200 pesetas menos que la semana anterior), y a 4.500 pesetas los de siete a 12 kilos (1.500 pesetas más bajo que en el pasado mercado).

El sector en Segovia ha cifrado la liberación parcial en cerca de 800 millones de pesetas, que no se habrían negociado de continuar aplicándose a rajatabla las medidas preventivas. De las 431 granjas afectadas oficialmente por la inmovilización, cerca de 300 (más de la mitad del total provincial) se encuentran en Segovia, la provincia de más producción en España, después de Lérida.

El dirigente provincial de COAG y presidente de la Cámara Agraria de Segovia, Gregorio de la Fuente, ha lamentado que no se haya actuado 'con la suficiente diligencia, como viene siendo tradicional siempre que se declara un foco en Cataluña'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001