Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONTROL DE LOS PRECIOS

Los pensionistas recibirán en enero una paga con los atrasos

La subida de las prestaciones para 2002 pasa a situarse en el 2,7%

El Ministerio de Trabajo abonará en enero a los pensionistas la paga con la que, por ley, debe compensar la desviación de la inflación sobre las estimaciones iniciales. En torno al día 20 del próximo mes, unos 7,7 millones de titulares de prestaciones contributivas y casi medio millón de no contributivas percibirán los atrasos de su pensión en un pago único y una subida adicional de 0,7 puntos sobre el 2% que estaba previsto para 2002.

El coste para la Seguridad Social de una inflación real superior a la prevista es de 115.588 millones de pesetas (694,70 millones de euros), de los que 59.855 millones de pesetas (359,74 millones de euros) se destinarán al abono de una paga compensatoria por los atrasos correspondientes a este año. Esa cantidad la imputará Trabajo a las previsiones presupuestarias realizadas para este ejercicio. Para consolidar esa desviación en las pensiones de 2002, que supone un 0,7% de la prestación, dedicará los restantes 55.733 millones de pesetas (334,96 millones de euros).

Esa compensación está garantizada por ley desde el año 1997, aunque se viene aplicando desde 1991 como consecuencia de un pacto entre los sindicatos y el entonces Gobierno del PSOE para mantener el poder adquisitivo de las pensiones, así como de un acuerdo posterior de 1996 entre las centrales y el Ejecutivo del Partido Popular.

La cantidad correspondiente a cada ejercicio se calcula cuando se conoce el IPC de noviembre sobre el mismo mes del año anterior, de forma que si hay que realizar un pago adicional se pueda incluir en los Presupuestos Generales del Estado en su último trámite parlamentario, tal como se hizo ayer mediante una enmienda presentada en el Senado.

Según los datos facilitados por Trabajo, a una hipotética pensión de 79.701 pesetas al mes (479,01 euros) le corresponderá una paga única de 7.687 pesetas (46,20 euros). Con la revalorización del 2% que se aplicará a partir de enero y la consolidación del 0,7%, esa pensión pasará a ser de 81.855 pesetas al mes (491,96 euros).

Esa subida del 2,7% es general para el conjunto de más de ocho millones de pensionistas del sistema público (ver gráfico con la cuantía que tendrán las mínimas y máximas). No obstante, los que tienen prestaciones más bajas experimentarán unos incrementos superiores como consecuencia del pacto firmado el 9 de abril pasado entre el Gobierno del PP, el sindicato CC OO y la patronal CEOE. Esas mejoras se extenderán a tres millones de pensionistas.

Para viudedad se elevará el porcentaje de la base reguladora sobre la que se calcula la pensión del 45% al 46% con carácter general. El alza llegará al 70% para menores de 60 años que tengan cargas familiares y cuando esa pensión sea su principal fuente de rentas. Las prestaciones de viudedad para menores de 65 años subirán un 4,2%, igual que las mínimas de jubilación para menores de 65 años, y el Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI) sube un 3,2%.

Asimismo ayer, el Consejo de Ministros, a propuesta del titular de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, aprobó un real decreto que modifica la normativa de las pensiones asistenciales por ancianidad de los emigrantes españoles.Esa norma tiene por objeto que las medidas para asegurar el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones no contributivas puedan tenerse en cuenta en la base de cálculo de las asistenciales 'por razones de justicia y equidad'.

El segundo objetivo es garantizar a los beneficiarios de esas prestaciones que las oscilaciones que se produzcan en el valor de la moneda del país de residencia respecto de la española no afecten ni al derecho ni a la cuantía de la pensión que tuvieran reconocida. Ese criterio se tendrá en cuenta siempre y cuando se mantengan invariables los ingresos del interesado o de su unidad familiar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 2001