Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONTROL DE LOS PRECIOS

La crisis deja la tasa de EE UU sin cambios en el 1,9%

Dos nuevos datos sobre la marcha de la economía norteamericana cayeron ayer en la pila de cifras que dibujan un panorama gélido en el sistema productivo de Estados Unidos. La producción industrial cayó un 0,3% en noviembre, el mismo mes en que los precios quedaron congelados, con lo que la inflación interanual quedó en el 1,9%. En el año 2000, el índice de precios al consumo subió un 3,4%.

Economistas y ejecutivos discrepan sobre la profundidad y extensión de la recesión a partir de datos que invitan a conclusiones contradictorias, según el énfasis que se les quiera dar. Ayer, a la cara negativa de la producción industrial algunos le buscaron la vertiente positiva del frenazo en la inflación que, su vez, levaba a otros a alertar sobre el riesgo de una futura deflación: caída de la producción y caída de precios.

La inflación no se movió en noviembre, tras haber caído el 0,3% en octubre, con lo que la tasa interanual queda en el 1,9%, muy lejos del 3,4% del año pasado y del 2,7% de 1999. La caída estuvo acelerada por la contracción de los precios de la energía, en especial de la gasolina.

Revisión del crecimiento

La economía de Estados Unidos sigue mostrando nuevos síntomas de debilidad hasta el punto de que ayer, el Fondo Monetario Internacional rebajó la previsión de crecimiento de su producto interior bruto (PIB) al 1% para el final del presente año, cuando el pasado mes este organismo mantenía el 1,1%, según informó Reuters.

La Reserva Federal, que esta semana bajó los tipos del interbancario a corto un cuarto de punto, hasta el 1,75%, y dejó abierta la puerta a otro recorte a finales de enero, no tiene que temer a la inflación. El riesgo está en otra parte. A pesar de los esfuerzos de Alan Greenspan y los once recortes de tipos en el año, la economía sigue anémica. La producción industrial, minera y eléctrica cayó un 0,3% el mes pasado, cuarta vez consecutiva en retirada. Desde junio del año 2000 la producción se ha retraído un 6,8%, la mayor contracción desde la recesión de hace dos décadas.

Ante este panorama, la Asociación Nacional Manufacturera estima que la economía norteamericana podría llegar a tener un crecimiento negativo del 2,7% en el cuarto trimestre, más que suficiente para cerrar el conjunto del año en términos negativos. En cambio, otra entidad que agrupa a las pymes, la Federación Nacional de Negocios Independientes, vaticina un crecimiento del PIB en el año 2001 del 0,5%. Es la visión optimista de la minoría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 2001