La Guardia Civil detiene a un español al que el FBI acusa de sobornos millonarios

José María Sampedro logró contratos en diez años por valor de 9.000 millones de pesetas

Dos guardias civiles de Puebla de Sanabria (Zamora) detuvieron el jueves en un control de carreteras a José María Sampedro, un español con pasaporte de EE UU al que el FBI acusa de haber logrado, gracias a sobornos millonarios, contratos de mantenimiento de edificios municipales y federales en Washington. El detenido, responsable de la empresa CPC, consiguió en 10 años adjudicaciones por más de 9.000 millones. La Guardia Civil insistió ayer en que el arresto fue casual y que nada tenía que ver con la visita de José María Aznar, presidente del Gobierno, a EE UU.

José María Sampedro, de 45 años y natural de Zamora, fue detenido a las 16.45 del jueves por miembros del puesto de la Guardia Civil de Puebla de Sanabria. Los agentes habían montado 'un control preventivo de identificación selectiva de vehículos y personas' a la altura del kilómetro 79 de la autovía A-52, a su paso por la citada localidad.

Los guardias dieron el alto a un vehículo Audi 6 con matrícula española que iba conducido por una persona domiciliada en Oviedo (Asturias). Primero pidieron la documentación al conductor, ya que no suele solicitarse que el acompañante se identifique. 'Debió ponerse nervioso o hacer algo sospechoso para que le pidieran que se identificara', indicaron ayer fuentes de la Dirección General de la Guardia Civil.

Sampedro, sin domicilio conocido en España, entregó su documentación para comprobar sus datos. Los guardias elevaron una consulta a la Base Informática de Delincuencia de la Comandancia de Zamora, a través de la que se pudo comprobar que existía, según el instituto armado, 'una requisitoria emitida por Interpol en la que se solicitaba la búsqueda, detención y extradición' contra Sampedro 'por un supuesto delito de cohecho cometido en Estados Unidos, al haber sobornado a varios funcionarios federales para la obtención de concesiones de trabajo para empresas que éste poseía en dicho país relacionadas con servicios de limpieza'.

El FBI cursó la reclamación contra Sampedro el pasado mes de abril, después de que la división especializada en casos de corrupción municipal comprobara que desde 1988 Sampedro ganaba sistemáticamente todos los concursos de adjudicación de contratos de mantenimiento. Los federales consideran probado que Sampedro había entregado a su vecino de Silver Spring (Maryland) Edward David, de 60 años, jefe del departamento municipal de Mantenimiento de Edificios de Washington, un millón de dólares para que le facilitara la adjudicación de jugosos contratos de limpieza y conservación.

La relación entre ambos se mantuvo desde 1987 a agosto de 2000, cuando David fue destituido. En ese periodo, Sampedro se llevó el 56% de los contratos de ese tipo otorgados por el Ayuntamiento de Washington y otros organismos sobre los que David tenía voz, voto o ascendente, incluidas entidades dependientes del Gobierno federal. Entre los contratos que había conseguido se encontraban los del Pentágono, el aeropuerto Ronald Reagan... En total, más de 9.000 millones en los últimos diez años.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

David, natural de Liberia, y Sampedro, zamorano, ambos con pasaportes de Estados Unidos, pusieron pies en polvorosa en cuanto se descubrió el pastel. Inmediatamente después de que un juez de Washington dictara contra ambos orden de busca y captura, el FBI reclamó la colaboración de las fuerzas de seguridad españolas, ante la sospecha más que fundada de que Sampedro había vuelto a su tierra natal, después de transitar por algún país caribeño.

El paradero de Sampedro, al que se buscó por Asturias, Madrid y Castilla y León, fue un misterio hasta el jueves, cuando los guardias de Puebla de Sanabria le dieron el alto casualmente mientras el presidente del Gobierno, José María Aznar, ofrecía y reclamaba a George W. Bush colaboración antiterrorista.

'Puede parecer mentira, pero estas casualidades ocurren y los controles selectivos se montan precisamente para eso', subrayaron fuentes de la Guardia Civil para desvincular la visita de Aznar de la detención. 'La Guardia Civil detiene cada día a más de 200 personas y a veces cae gente de las miles que están reclamadas por Interpol', precisaron las citadas fuentes.

Sampedro fue puesto ayer por la mañana a disposición del Juzgado de Instrucción de Puebla de Sanabria, que no podrá hacer otra cosa que decidir sobre su encarcelamiento preventivo a fines de extradición, ya que no consta que haya delinquido en España, e inhibirse, ya que la competencia en casos de extradición pasiva (reclamada por otro país) recae en manos de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Sobre la firma

Jorge A. Rodríguez

Redactor jefe digital en España y profesor de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS. Debutó en el Diario Sur de Málaga, siguió en RNE, pasó a la agencia OTR Press (Grupo Z) y llegó a EL PAÍS. Ha cubierto íntegros casos como el 11-M, el final de ETA, Arny, el naufragio del 'Prestige', los disturbios del Ejido... y muchos crímenes (jorgear@elpais.es)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS