Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Reciclar en Sevilla

En casa reciclamos cinco tipos diferentes de basuras: orgánica, papel, plástico, vidrio y pilas. Supongo que, como la mayoría de las personas que reciclamos, lo hacemos por compromiso social. Pues bien, hace aproximadamente un mes recibí una carta certificada de Lipasam (la empresa de limpieza de Sevilla) y en ella se me comunicaba que había sido multada con 15.000 pesetas por 'depositar bolsas de basura junto al contenedor de recogida selectiva de papel-cartón'. Yo no lo había hecho, por un lado porque nunca se me ha presentado la situación de encontrar el contenedor lleno y tener que dejar la bolsa de papeles junto al contenedor pero, además, el día de la denuncia yo ni siquiera estaba en Sevilla.

Tras asegurarme de que ningún miembro de mi familia hubiese cometido ese supuesto delito, llamo directamente al jefe de inspectores de la empresa. Me dice que tienen una foto de esa bolsa y de un papel que había en su interior con mis datos y que yo soy responsable subsidiaria de esos papeles. Entramos en una discusión en la que, por supuesto, yo tenía las de perder. Tomó el nombre de mi denuncia (no quiero pensar mal) y todo sigue adelante.

Me pregunto: imagino que, efectivamente, ese papel estaría fuera del contenedor porque los cartoneros, como ocurre en otras ciudades, lo han dejado todo desperdigado de papeles. Si yo soy responsable subsidiaria de esos papeles, ¿no lo son ellos (pero no subsidiariamente) de que los papeles estén más tiempo fuera que dentro del contenedor? ¿No son ellos responsables de haber quitado un medio de vida a los cartoneros y no ofrecerles ninguna opción? ¿No es lógico pensar que los cartoneros seguirán abriendo los contenedores llevándose los papeles (aunque lo dejen todo alrededor lleno de más papeles)?

Si había un papel en el contenedor con mis datos, ¿no es eso un atentado claro contra mi intimidad? En el supuesto de que yo hubiese dejado la bolsa de papeles junto al contenedor por encontrarse éste lleno, ¿no deberían ser ellos los encargados de evitar que estuviese lleno? ¿No recogen las bolsas de basura orgánica que dejamos a los lados de los contenedores normales cuando están llenos? ¿Habría sido mejor no reciclar y llevarlo a un contenedor normal?

Creo que están premiando al que no recicla y castigando al que sí lo hace.

A los 15 días de haber recurrido recibí una notificación en la que se me dice que mi recurso no ha tenido resultado y que el jefe de inspectores personalmente se ha encargado de comprobar que, efectivamente, me he ganado la multa.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de noviembre de 2001