Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condena de cuatro meses de cárcel para el director de una revista marroquí

'Demain' aludió a la venta de un palacio real

Una de cal y una de arena. La justicia marroquí pronunció el miércoles por la tarde dos sentencias aparentemente contradictorias. Un tribunal de primera instancia de Rabat condenó a cuatro meses de cárcel a Alí Lmrabet, 41 años, director del semanario marroquí Demain mientras una corte de apelación absolvía a 36 militantes de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos condenados a tres meses por organizar una sentada hace un año ante el Parlamento con motivo de la declaración universal de derechos humanos.

Demain, que fue prohibido hace un año antes de ser autorizado a distribuirse con una cabecera modificada, publicó el mes pasado un artículo sobre la posible venta a un grupo hotelero extranjero del palacio real de Sjirat, a 25 kilómetros al sur de Rabat, que el rey Mohamed VI apenas utiliza.

El fiscal real le acusó inmediatamente al director de 'propagación de informaciones falsas que alteran o podrían alterar el orden público', en virtud del artículo 42 del Código de la Prensa que establece penas de hasta cinco años de prisión y una multa de hasta 100.000 euros.

Durante el juicio oral el fiscal esgrimió una piedra de cinco kilos. 'Si se queda aquí', afirmó, 'no tiene significado alguno pero si se transforma en material de construcción de una mezquita o de un palacio se convierte en sagrada'. Trataba así de explicar que en su artículo Lmrabet atacó un símbolo sagrado.

El abogado de la revista, Ahmed Benjelun, replicó que cada día se publicaban cientos de informaciones susceptibles de alterar el orden público empezando por el anuncio, en agosto de 2000, del descubrimiento de petróleo que creó una gran esperanza ahora frustrada.

Tras conocer la sentencia, Lmrabet anunció que no la recurriría porque 'las gentes de ahí arriba deben comprender que hay periodistas dispuestos a ir a la cárcel para defender la libertad de expresión'. 'En este país es imposible que el Estado persiga al director de una publicación importante sin instrucciones de arriba, de palacio'.

La semana pasada el rey Mohamed VI amnistió a 56 presos políticos saharauis, pero el pasado fin de semana 67 saharauis fueron detenidos en El Aaiún y Smara, según la prensa marroquí, y 15 de ellos serán juzgados por manifestarse ilegalmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2001