Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El crudo remonta por un posible pacto de los productores que evite una guerra de precios

El barril de petróleo, que perdió un 16% en dos días, recupera el nivel de los 17 dólares

El petróleo emergió ayer desde mínimos de más de dos años ante las esperanzas de que los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores lleguen a un acuerdo para evitar una guerra de precios. El barril de crudo llegó a tocar los 18 dólares tras haberse desplomado un 16% desde el miércoles, cuando los ministros del cartel se negaron, en una reunión en Viena, a recortar la producción ante las reticencias de Rusia a seguir sus pasos. Fuentes de la OPEP señalaron ayer que la organización negocia con Moscú que secunde la rebaja.

La OPEP confía en la 'cooperación' de Rusia, indicó el ministro venezolano de Energía, Álvaro Silva, quien añadió que la organización ha emprendido conversaciones con este país para hacerle cambiar de opinión. Silva tiene previsto viajar a Moscú el mes próximo para persuadir al segundo exportador mundial de crudo de que recorte su producción. Pero el primer ministro ruso, Mijaíl Kassianov, aseguró ayer en Madrid que su país no reducirá 'de manera significativa' sus exportaciones de petróleo y subrayó su independencia en la toma de decisiones al no pertenecer al cartel.

El mercado de futuros de Londres se movió ayer entre la amenaza de una guerra de precios y la esperanza de un acuerdo que la evite. Tras dos días en caída libre, los contratos de brent -crudo de referencia en Europa- para entrega en enero repuntaron, ligeramente, de cara al fin de semana en una jornada volátil. Al final de la tarde, el petróleo se mantenía en los 17,80 dólares, aunque el máximo fue de 18,10 dólares.

Recorte con condiciones

La OPEP acordó el miércoles pasado recortar la producción en 1,5 millones de barriles diarios, el 6,5%, a partir del 1 de enero bajo la condición de que los productores ajenos a la organización aceptaran rebajar otros 500.000 barriles diarios. Mientras México ha accedido a bajar su producción en 100.000 barriles y Noruega ha expresado su buena disposición a hacer lo mismo, Rusia sólo está dispuesto a un recorte de 30.000 barriles, apenas el 0,4% de su producción total.

Introducir menos petróleo en los mercados es una medida necesaria, a juicio de la OPEP, para reactivar los precios. La desaceleración económica, agravada por los atentados del 11 de septiembre, ha provocado una caída de la demanda y, a su vez, del crudo. Desde los ataques, el precio ha caído más del 36%. Entonces, el barril de brent cotizaba a 27 dólares.

La OPEP ha recortado la producción tres veces este año en un total de 3,5 millones de barriles diarios con el objetivo de mantener su cesta de referencia -determinada por la evolución de siete tipos de crudo- entre los 22 y los 28 dólares. El precio de esta cesta se hundió el jueves hasta los 16,09 dólares. El ministro kuwaití del Petróleo, Adel al Sabih, advirtió el jueves de que, en caso de no lograrse un compromiso para recortar la producción, los precios podrían caer hasta los 10 dólares por barril, algo que ya sucedió a finales de 1998, en plena crisis asiática. Esta advertencia llevó al brent por debajo de los 17 dólares por primera vez desde junio de 1999.

Si la OPEP no logra convencer a los productores ajenos al cartel, insistió ayer Al Sabih, los resultados serán 'nefastos' para el mercado y todos los productores. El responsable kuwaití insistió en que una reducción de la cuota de producción sólo desde la organización no tendría impacto real sobre la cotización del crudo en los mercados internacionales, al tiempo que se congratuló de la favorable respuesta dada a sus solicitudes por parte de algunos países para preservar la estabilidad de precios. 'Si logramos obtener una respuesta favorable de los productores ajenos, el resultado será positivo e impulsará la cotización del crudo al alza, mientras que, en caso contrario, los precios continuarán hundiéndose', afirmó.

El repunte del crudo provocó subidas en Bolsa de las petroleras. TotalFinaElf ganó un 2,89%, mientras las acciones de BP subieron un 2,34%, y las de Eni, un 2,95%. Repsol YPF recuperó un modesto 0,33%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 2001