Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:JUEGOS

Versión moderna de una joya clásica

EL FENÓMENO DE LOS emuladores, pequeños programas que permiten volver a disfrutar en el ordenador con antiguos videojuegos provenientes de los salones recreativos, mezclado con Internet, ha demostrado que hay verdadero culto por estas joyas digitales. Este hecho no ha pasado inadvertido para la gente de FX Interactive, que ha decidido traer a nuestros días la trilogía de una máquina recreativa que en su día dejó sin habla a quienes, por aquel entonces, llevaban los bolsillos repletos de gigantescas monedas de cinco duros. Dragon's Lair primero, y La Máquina del Tiempo y Space Ace después, abrían un nuevo camino mezclando la interactividad con el dibujo animado gracias al apoyo del incipiente vídeo digital Laser Disc. Aunque posteriormente las películas interactivas no llegaron a tener el éxito que se les presagiaba, Dragon's Lair, por ser el primero, se salvó de la quema provocada principalmente por la aparición de las tecnologías 3-D.

La trilogía Dragon's Lair

Fabrica: FX Interactive Distribuye: FX Interactive Género: Acción Plataforma: Windows Precio: 2.995 pesetas Edad recomendada: Todos los públicos Internet: www.fxplanet.com

Don Bluth es el padre de este mito. Como dibujante y animador trabajó desde muy joven en Walt Disney en títulos de fama mundial como Blancanieves y los siete enanitos o Robin Hood. Más tarde, ya desde su propio estudio, conoció a Rick Dyer, experto programador de videjouegos. El fruto de la unión fue Dragon's Lair.

El juego es básicamente una película de dibujos animados en la que prima la acción. En cada escena es menester realizar unos movimientos precisos en momentos concretos. Si no se realizan en el orden correcto, el guión gira hacia un final precipitado. A medida que se descubren los movimientos de cada escena se va avanzando en el juego. FX ha añadido la posibilidad de volver a jugar cualquier escena que se haya superado y la opción de ver de un tirón y sin intervención del jugador todas las escenas conseguidas, como si fuera una película.

A un precio realmente bajo, se ofrecen los tres títulos, que gozan de una excelente calidad visual, dado que se ha remasterizado todo el vídeo para pasarlo al formato MPEG y se han traducido los textos que aparecen en el juego, y sonora, con un cuidado doblaje que redondea este pequeño homenaje al videojuego clásico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de noviembre de 2001