Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un oficial declara que manipuló sumarios porque estaba agobiado

Se enfrenta a 7 años por infidelidad en la custodia de documentos

Un oficial de los juzgados de Alcoy, procesado por manipular expedientes y sumarios, reconoció ayer en la vista oral del juicio, celebrada en la Audiencia de Alicante, los hechos, aunque precisó que lo hizo sin ánimo de lucro y por problemas mentales: 'Estaba agobiado por el volumen de trabajo y además era adicto a la cocaína', precisó. El fiscal pide para el procesado, C. P. F., siete años de cárcel por los delitos de infidelidad en la custodia de documentos, falsedad e intento de estafa.

El procesado, oficial del juzgado número 1 de Alcoy desde 1985, tiene abiertas otras cinco causas penales en su contra por falsedad e infidelidad en la custodia de documentos. Todos estos procesos están todavía en fase de instrucción.

Los hechos por los que fue juzgado ayer se remontan a 1995, cuando el oficial, de acuerdo con el relato de los hechos del ministerio público, ocultó un expediente, en concreto una demanda de una mujer que había sufrido una agresión y solicitaba una indemnización por las lesiones. El fiscal sostiene que el oficial ocultó deliberadamente el sumario durante cuatro años y que en 1999, ante la insistencia de los afectados, extendió un mandamiento de pago por 70.000 pesetas falsificando las firmas del juez y de la secretaria del juzgado. El oficial devolvió el expediente al día siguiente de que la secretaria del juzgado denunciara los hechos.

En su declaración, el acusado resaltó que ocultó el expediente para 'ganar tiempo' y dar largas a los afectados. El oficial insistió en su condición de adicto a las drogas y la presión que sufría por el elevado número de expedientes que tenía que tramitar. El funcionario rechazó que tuviera ánimo de lucro y aseguró que podría haberlo hecho sin necesidad de falsificar las firmas del secretario y juez, ya que durante varias periodos ocupó también el cargo de secretario habilitado.

El afectado, que no ejerce la acusación particular, declaró que durante más de cinco años 'el oficial me daba largas sobre el estado de la causa'. 'Al final me entregó un cheque que cuando fui a cobrar al banco me dijeron que presentaba irregularidades'. En la vista oral también comparecieron, en calidad de testigos, varios compañeros de trabajo del oficial procesado, que hiceron hincapié en su adicción a las drogas.

El Colegio de Abogados de Alcoy y la Delegación de Procuradores, a través de su junta de gobierno, ha asegurado que conocía las supuestas irregularidades cometidas por el oficial, aunque, aunque ha eludido pronunciarse hasta que no haya una sentencia firme. El colectivo de abogados y procuradores de Alcoy aseguró que las acusaciones contra el funcionario, suspendido de empleo y sueldo desde hace un año, afectan sólo a la sección penal del Juzgado de Instrucción número 1 de Alcoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de noviembre de 2001