Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATÁSTROFE EN LOS ALPES

Los desaparecidos tras el incendio del túnel suizo superan el centenar

Decenas de familiares siguen sin noticias de sus allegados dos días después del accidente

Once cadáveres recuperados y 128 personas desaparecidas. Dos días después del accidente entre dos camiones en el túnel de San Gotardo (sur de Suiza) ésas son las aterradoras cifras. 'Cuando hablamos de cuántas personas pueden haber desaparecido la situación se vuelve caótica', aseguraba ayer Romano Piazzini, jefe de la policía del cantón de Ticino, tratando de suavizar unos números que, de confirmarse, podrían ser el peor desastre jamás sucedido en las carreteras suizas. 'Las cifras podrían estar infladas debido a la enorme cantidad de gente que está llamando muy nerviosa porque no sabe nada de sus familiares', insistió Piazzini. Cientos de coches carbonizados y vacíos fueron hallados por la policía dentro del túnel una vez sofocado el fuego.

Es imposible determinar, de momento, cuántos vehículos fueron aplastados en el derrumbamiento de parte de la bóveda del túnel. El presidente suizo, Moritz Leunberger, que acudió ayer a la salida sur del túnel, cerca de la cual se produjo la colisión de los camiones, hizo un llamamiento a los países vecinos para que eviten en la medida de lo posible pasar por Suiza durante los próximos meses. El San Gotardo tardará meses en abrirse de nuevo al tráfico rodado. Con 16,9 kilómetros de longitud, es el segundo túnel por carretera más largo del mundo, y aunque cumplía las medidas de seguridad, registraba una media de cinco incendios al año.

El fuego en el túnel impedía ayer, más de 24 horas después de la colisión, que los bomberos y servicios de rescate llegasen al lugar del accidente, por lo que resultaba imposible determinar si había más víctimas. El portavoz de la policía cantonal del Ticino explicó que la cifra oficial de fallecidos era 11, aunque no se descartaba que finalemente los muertos se contasen por decenas. La policía había recibido más de 120 llamadas de personas que alertaban de la ausencia de algún familiar. Respecto a las 11 víctimas constatadas (diez hombres y una mujer), señaló que la mayoría habían muerto por intoxicación, y agregó que cuatro de ellas fueron encontradas en sus vehículos y el resto sobre el asfalto. Según la Policía, la existencia de una galería de evacuación cada 250 metros con capacidad para 70 personas, que permitió la salida de al menos 25 viajeros, atenuó las consecuencias del accidente.

Parte del techo amenazaba con derrumbarse por las elevadas temperaturas provocadas por el incendio, que llegaron a alcanzar los 1.000 grados centígrados. El humo que salía por la boca del túnel y por las chimeneas de respiración había disminuido ayer y la policía suspendió la recomendación a la población de Airolo (la más cercana) para que se encerrara en casa debido a su toxicidad.

Debate sobre la seguridad

El accidente ha iniciado en Suiza un fuerte debate sobre la seguridad en los túneles. Ayer, el consejero de Estado del Ticino, Marco Borradori, afirmó que 'desde hace meses el túnel de San Gotardo no estaba en disposición de asumir ese enorme tráfico de camiones'. Desde que un incendió en el que murieron 39 personas en marzo de 1999 provocó el cierre de túnel del Montblanc, que unía Suiza e Italia a través de Francia, el San Gotardo vio aumentar el tráfico de camiones hasta suponer el 21% de los más de 18.000 automóviles que lo atravesaban cada día.

Pero la situación se complicó ayer aún más en las carreteras suizas después de que un camión, un autobús y un tercer vehículo chocaran en las proximidades de otro túnel, el de San Bernardino, en los Grisones (suroeste), con el resultado de un muerto -el conductor del autocar- y un herido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de octubre de 2001