Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATÁSTROFE EN LOS ALPES

'Regreso del infierno, era una visión espantosa', dice el presidente suizo

Enfermedad o sueño del conductor, un fallo mecánico o un acto deliberado son las hipótesis

'Regreso del infierno, era una visión espantosa. El accidente es una tragedia para toda Europa', destacó ayer el presidente suizo, Moritz Leuenberger, al pedir a las naciones vecinas que eviten en la medida de lo posible el paso de los transportistas por Suiza. Los cadáveres de 11 personas fueron evacuados ayer del túnel de San Gotardo. Leuenberger, también ministro de Transportes, expresó su pesar ante la catástrofe. Enfermedad o sueño del conductor, un fallo mecánico o un acto deliberado son las hipótesis barajadas. El origen del accidente era anoche todavía un misterio.

'Nos faltaba un kilómetro para alcanzar la salida cuando vimos un camión cruzado unos 250 metros delante de nosotros. Intentamos esquivarlo, pero no lo conseguimos', relataba ayer Bruno Saba, el copiloto de uno de los dos camiones implicados en el accidente. Saba logró huir del infierno en que se convirtió el túnel en pocos minutos, pero no su compañero, que pudo morir por el impacto o porque se quedó bloqueado dentro de la cabina.

Hipótesis. Eso es todo con lo cuentan la policía y los jueces que han comenzado la investigación. Según el relato de Saba, un camión que circulaba en dirección norte se cruzó de repente en mitad de la carretera (el túnel de San Gotardo sólo tiene dos carriles con dos direcciones) poco después de penetrar en el túnel por el extremo sur. El camión en el que iba Saba realizó un giro brusco para evitar la colisión, pero fracasó.

'Es muy difícil dar respuestas a las preguntas que nos hacemos', indicó el comandante de la policía cantonal, Romano Piazzini, a la vez que añadía que la prioridad era sofocar el fuego, apuntalar el techo que se desplomaba debido a las altas temperaturas y la posible recuperación de otras víctimas. Las cámaras de vigilancia del túnel quizá han grabado lo que sucedió. Pero no es seguro, ya que el sistema de grabación sólo permite grabar uno de los dos sentidos de los que consta el túnel y anoche no se había logrado ver ninguna de las dos cintas.

Todas las posibilidades están abiertas. Despiste o sueño debido a un trayecto demasiado largo. Enfermedad o un grave fallo mecánico que hizo al conductor perder el control del vehículo. También se especulaba ayer con que se hubiese tratado de un acto voluntario. Interrogantes sin respuestas. Como la nacionalidad, el nombre y la procedencia del conductor que provocó el fatal accidente

Sólo hay una certidumbre en opinión de los expertos. Si el túnel de San Gotardo hubiera constado de dos carriles separados por una mediana como previó su arquitecto, Giovanni Lombardi, la catástrofe hubiera tenido una menor dimensión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de octubre de 2001