Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona Arte Contemporáneo exhibe la provocación del terror

El mexicano Dani Hernández presenta una instalación con Bin Laden y George Bush

El 11-S se activaron muchos mecanismos personales y artísticos. Poco a poco van apareciendo los resultados. La instalación Yo traigo un pastel, del mexicano Dani Hernández, del colectivo Indepent-art, es uno de ellos. Hernández ha realizado un montaje alusivo a Bin Laden y al derrumbe de las Torres Gemelas que se exhibe en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). Es uno de los varios trabajos alusivos a los atentados que se presentan en el festival Barcelona Arte Contemporáneo (BAC).

Hernández ha optado. Ha desacralizado un hecho trágico con un soporte festivo: la tarta. La instalación está formada por un conjunto de pasteles con la reproducción de las caras de Bin Laden y de George Bush. En otro de los dulces, las Torres Gemelas se han convertido en las inmensas velas de un pastel de cumpleaños.

Desde México DF también ha llegado el singular Artemio, que participa con una campaña de pegatinas que se han distribuido por todo el barrio viejo de Barcelona. Su grafismo evoca la estética de las publicaciones de las sectas religiosas de gran auge en su país. Pero las pegatinas que están triunfando (se han agotado tras un par de días de reparto) son las que aluden a los atentados a las Torres Gemelas. Artemio ha parodiado el célebre logo I love New York, de Milton Glasser, al dibujar un avión chocando en el corazón que aparece en el mismo.

El BAC pretende acercar la creación artística a la vida cotidiana. Para ello, los artistas cuentan con la complicidad de muchos comercios de la ciudad, en cuyos escaparates se colocan las obras. Hasta el domingo, son un centenar las propuestas que se pueden contemplar, entre exposiciones, desfiles de moda alternativa y performances.

La iniciativa del BAC parte de la entidad cultural La Santa, cuyas actividades se centran en la promoción de iniciativas artísticas alternativas y en la proyección de creadores noveles o emergentes. Éste es el segundo año que se celebra el BAC. En la pasada edición, el motivo de las obras propuesto a los artistas era el cambio de milenio. Este año no existía ninguna consigna temática. Los organizadores simplemente sugerían que el contenido de las obras tuviera un talante crítico, tanto de carácter ciudadano como político o social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de octubre de 2001