Tocino pide comparecer en comisión para explicar un viaje a China con su familia

El PP excluye de momento citar a Caldera

Algunos parlamentarios del Congreso se esfuerzan estos días en conocer detalles sobre las características de los viajes de algunos compañeros para saber si sus acompañantes pagan los billetes y si asisten a las recepciones oficiales. El último episodio se ha centrado en la presidenta de la Comisión de Exteriores, Isabel Tocino, que ayer solicitó explicar ante la Comisión del Estatuto los pormenores del viaje oficial a China, celebrado en julio, al que fue con su marido y una hija.

Entre los días 14 y 22 de julio, la ex ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino (PP), y los parlamentarios Blanca García Manzanares (PSOE) e Ignasi Guardans (CiU) viajaron a China junto a la letrada Mónica Moreno. Las tarifas fueron más baratas que las que iba a utilizar el Congreso en virtud de una oferta especial -dos billetes por el precio de uno- de una compañía área. Tocino aprovechó esa circunstancia para ir con su esposo y colocar a una de sus hijas en la plaza libre del posible acompañante de la letrada. Blanca García, según reveló ayer Tocino, viajó con su hermana. Guardans lo hizo solo. Este diputado aseguró ayer que 'la presencia de acompañantes no distorsionó en absoluto el desarrollo y el trabajo de la delegación, que fue muy fructífero; además no ocasionaron ningún coste añadido al Congreso'. Los acompañantes participaron en las cenas y actos protocolarios aunque no en las reuniones de trabajo. Otros parlamentarios reconocen que quizá sí resulta un poco extraño la presencia de acompañantes en cenas oficiales pero es una 'práctica habitual en todos los partidos; algunos no llevan cónyuge sino a un amigo o amiga'. En los viajes oficiales es práctica habitual la presencia de acompañantes, situación que también vive el Parlamento español cuando recibe a delegaciones extranjeras.

El PP aseguró ayer que iba a solicitar la comparecencia ante la Comisión del Estatuto de Jesús Caldera, sobre el que lanzó sus sospechas por un viaje a Cuba de su esposa no abonado cuando se produjo. Al final de la jornada, los populares no registraron su petición de comparecencia de Caldera, lo que algunos interpretaron como un tenue signo de distensión por parte del PP después de que durante todo el día se cruzaron gruesos insultos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de octubre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50