OPINIÓN DEL LECTOR
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Autodeterminación

El Gobierno vasco ha logrado que convivamos en una Euskadi cuasiperfecta en donde el único problema serio que asola a la mente de los ciudadanos es la consecución de la autodeterminación.

En Euskadi existe el pleno empleo, sobran viviendas sociales para jóvenes, tenemos una educación pública inmejorable, se han eliminado todas las barreras para cualquier tipo de minusvalías y ya no existe ninguna banda terrorista que mate por no pensar como ellos. El único problema que preocupa de forma acuciante a los vascos es la posibilidad de ejercer o no el derecho de autodeterminación. Éste es el panorama social que parece desprenderse de cualquier declaración de los integrantes del Gobierno. El PNV y el Gobierno vasco están intentando crear una realidad social actualmente inexistente a través de la insistencia mediática sobre el mismo tema.

No pierden el tiempo explicando el alto nivel de competencias que actualmente gestiona el Gobierno, ni mencionan que el Estatuto se aprobó de forma mayoritaria por los ciudadanos vascos y que, por supuesto, se debe trabajar por su íntegro cumplimiento; ya tan sólo hablan de la autodeterminación y soberanía. Sin embargo, no acaban de explicar ni en qué consiste, ni en sus consecuencias alrededor del concepto de autodeterminación.

No dudo que en la mente de algunos vascos el asunto de la soberanía ocupe una de sus prioridades, pero, sin duda, independientemente de las afinidades ideológicas, el fin del terrorismo, el paro o la mejora de la educación, suponen problemas mucho más reales y tangibles que están a la espera de las soluciones de un Gobierno vasco demasiado ocupado en construir su propia realidad.-

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS