Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONSELL EXECUTIU

La Administración podrá retener a los menores en centros de acogida

El Gobierno catalán aprobó ayer la modificación de la Ley de Protección de Menores Desamparados (popularmente denominada como Ley del Menor) con el objetivo de restringir la libertad de los adolescentes de entre 14 y 18 años que cometan delitos y ampliar la asistencia social a los menores que viven en la calle y que el Departamento de Justicia cifra en unos 300, la mayoría de ellos magrebíes.

El endurecimiento de la ley pretende dar protección a los menores que rechazan las medidas de tutela de la Administración y que, especialmente en la ciudad de Barcelona, ocasionan problemas de seguridad ciudadana. La gran mayoría son inmigrantes irregulares sin padres, que cometen pequeños delitos y que, hasta ahora, sólo podían ser ingresados en centros abiertos de los que acostumbraban a escaparse, según comentó el consejero de Justicia, Josep Guardia.

La modificación de la ley permitirá, entre otras medidas, restringir, de acuerdo con la Fiscalía, la libertad del menor por un tiempo limitado y adaptado en cada caso. Estos jóvenes, de hasta 18 años, permanecerán retenidos en centros de acogida de la Generalitat. El Gobierno también pretende incrementar la asitencia diurna de los menores en centros de día y a través de programas y talleres de habilidades y ocupación, así como favorecer el trabajo de los educadores de calle.

- Ley de Cooperativas. La nueva ley pretende dar un nuevo impulso al cooperativismo, fomentar este tipo de agrupaciones y adaptar la normativa a los cambios habidos en la sociedad en los últimos 10 años. Entre las modificaciones introducidas destaca la obligatoriedad de aportar un capital mínimo de constitución de 3.000 euros.

- Inversiones sanitarias. El Departemento de Sanidad invertirá un total de 4.714 millones de pesetas en la construcción de 17 nuevos centros de asistencia primaria en toda Cataluña y que, como muy tarde, entrarán en funcionamiento a finales de 2002.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de septiembre de 2001