Unicef pide a los países ricos que den el 0,7% del PIB al desarrollo

Advierte de que se donan 18 billones anuales menos de lo ofrecido

Balance gris. El informe Estado Mundial de la Infancia 2002, difundido ayer por Unicef, destaca los compromisos incumplidos en la última década. Pide a los países ricos que cumplan su promesa de aportar el 0,7% de su producto interior bruto (PIB) a la ayuda al desarrollo. También recoge logros, como la mejora en la escolarización. El trabajo, redactado antes de los atentados terroristas sufridos en EE UU, iba a ser punto de referencia para la Cumbre Mundial de la Infancia, suspendida sin fecha determinada.

Más información
'Mi suerte ha sido no quedarme nunca satisfecho'
El agua en mal estado puede causar 76 millones de muertes hasta 2020, según un estudio

Tras los atentados terroristas del martes en EE UU, Unicef (la agencia de Naciones Unidas para la infancia) había cancelado la presentación oficial del informe, prevista para ayer. Finalmente, revocó su decisión y lo difundió pese a que la Cumbre de la Infancia prevista entre el 19 y el 21 de septiembre en Nueva York ha quedado suspendida. Este documento era una llamada de atención ante el encuentro que debía revisar el cumplimiento de los compromisos internacionales suscritos en 1990 para la mejora de la situación infantil.

El informe, titulado Estado Mundial de la Infancia 2002. Capacidad de Liderazgo, pide a los Gobiernos y las instituciones internacionales que asuman su responsabilidad y sitúen 'los derechos y el bienestar de la infancia por encima de otras preocupaciones'. 'Quienes no cumplan con este cometido también deben rendir cuentas', añade. 'Asegurar los derechos y el bienestar de la infancia es la clave para el desarrollo sostenible en un país y para la paz y la seguridad en el mundo', advierte Unicef.

La organización destaca que, pese al aumento de la preocupación en el último lustro por lograr el descenso de la miseria, 'los pobres han sido los últimos en salir beneficiados como resultado de las ventajas de la reforma económica y la mundialización'.

Aunque Unicef reconoce el efecto benéfico de medidas como el alivio de la deuda externa a 22 países muy desfavorecidos, da un varapalo a las naciones más desarrollados por haber incumplido su compromiso solidario: 'La asistencia bilateral que prestan los países industrializados es inferior en unos 100.000 millones de dólares anuales a lo que esos gobiernos se habían comprometido a suministrar', señala.

Unicef recuerda que sólo cinco estados han cumplido el compromiso de destinar el 0,7% del Producto Interrior Bruto a ayuda al desarrollo. Se trata de Dinamarca, Holanda, Suecia, Noruega y Luxemburgo (los cuatro primeros superan el porcentaje comprometido). 'Las naciones que se adjudican el liderazgo de la economía mundial deben dejar atrás las promesas incumplidas del pasado', apostilla el informe.

El trabajo pasa revista al grado de cumplimiento de los siete grandes objetivos acordados en la cumbre de 1990. El resultado es desigual.

- Mortalidad infantil y sida. Se ha reducido un 14%, pese a que el objetivo era rebajar en un 33% los fallecimientos de los menores de cinco años. Ahora mueren 81 de cada mil nacidos vivos (94 por mil hace una década). En cambio, la mortalidad materna no ha disminuido. Las vacunaciones han aumentado, pero el sida es una terrible amenaza, sobre todo en África. En tres países (Botsuana, Zimbabue y Sudáfrica) causa al menos la mitad de las muertes infantiles.

- Malnutrición. En 1990 afectaba al 32% de los niños de los países en desarrollo. Ahora la padece el 27% (149 millones de pequeños).

- Agua potable. Todavía 1.100 millones de personas carecen de ese servicio, del que ya dispone el 82% de la población mundial (un 3% más que en 1990). También se ha registrado una ligera mejora en el acceso al saneamiento (dispone de él el 60% de las personas).

- Educación. Ha crecido el número de niños que van a la escuela y se han acortado las diferencias entre varones y niñas. El 82% de los pequeños están escolarizados en la enseñanza primaria (78% en 1990). El anlfabetismo de adultos ha disminuido en la misma proporción.

Un grupo de somalíes espera el momento de la vacunación en una aldea.
Un grupo de somalíes espera el momento de la vacunación en una aldea.BERNARDO PÉREZ

Solidaridad municipal en España

Pese a que España incumple el compromiso internacional de destinar el 0,7% del Producto Interior Bruto (PIB) a ayuda al desarrollo, el informe Estado Mundial de la Infancia 2002. Capacidad de Liderazgo de Unicef menciona la iniciativa solidaria de algunos ayuntamientos. 'En España, algunos municipios han demostrado capacidad de liderezago al asignar el 0,7% de sus presupuestos a la ayuda a municipalidades de países en desarrollo' se lee en el estudio. El trabajo lo firma la directora ejecutiva de la agencia de Naciones Unidas para la infancia, Carol Bellamy. España ocupa el lugar 19 en ayuda al desarrollo, por detrás de países como Francia o Portugal. Estados Unidos tiene el puesto 22, según Unicef.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS