Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evacuación de American Express

La situación en el distrito financiero de Nueva York es mucho peor de lo que cabría suponer. En diez bloques a la redonda del World Trade Center sólo se ven coches tumbados, cubiertos por montañas de polvo y cascotes; edificios muy dañados por la lluvia de cristal, pedazos de muros y metales que cayeron después de los desplomes. Todavía hay peligro de derrumbe en el edificio número 5 del World Trade Center y en el hotel Millennium Hilton. La sede de American Express fue evacuada. Sin embargo, hay señales de vida. El alcalde confirmó que varias personas hicieron llamadas desde los sótanos de las Torres Gemelas diciendo dónde estaban. "Vamos a centrar nuestros esfuerzos en recuperar tanta gente como podamos", dijo.

MÁS INFORMACIÓN

Una docena de edificaciones tienen agujeros, y están en peligro de caer. Algunos especialistas médicos han señalado que una persona podría sobrevivir cinco o siete días si sólo estuviera atrapada entre los escombros, pero las heridas que habrán sufrido pueden acortar de forma drástica su esperanza de sobrevivir. Afortunadamente, el tiempo atmosférico está favoreciendo las labores de rescate. Se han movido ya 6.000 toneladas de escombros.

A pesar de ello, "es muy peligroso trabajar allá", según Giuliani. Los miembros de los equipos de rescate "están literalmente arriesgando sus vidas". Las autoridades de transporte continúan sin reanudar los servicios de metro al sur de la calle 42, a mucha distancia del centro financiero, porque sus vibraciones pueden contribuir a desestabilizar algunas edificaciones problemáticas. El alcalde de Nueva York especificó que el metro no corre riesgo. Unas 40.000 personas trabajaban a diario en el área, donde se ubicaban centenares de oficinas y comercios, y era además lugar de tránsito de trenes que conectan Manhattan con el Estado de Nueva Jersey. Los expertos calculan que deberán removerse más de 400.000 toneladas de cascotes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de septiembre de 2001