Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Móra la Nova dice que la retirada del proyecto de Enron por el Parlament fue ilegal

La plana mayor de CiU en Tarragona presenta un informe favorable a la central térmica

El alcalde de Móra la Nova, Joan M. Sabanza (CiU), definió ayer como ilegal que el Parlament ordenara la retirada del proyecto de construcción en la localidad de una central térmica de ciclo combinado de 1.600 megavatios de la empresa norteamericana Enron. El alcalde sostiene que la instalación se había ajustado a la legalidad en todo momento. Sabanza se rodeó ayer de la plana mayor de CiU en la presentación en Tarragona de un estudio realizado por el Instituto Químico de Sarrià (IQS), pagado por el consistorio de la Ribera d'Ebre, favorable a Enron.

Pese a que aseguró que el proyecto 'forma parte de la historia', Joan M. Sabanza dejó la puerta abierta al mismo si la empresa vuelve a presentarlo: 'El futuro es incierto', argumentó. Sabanza justificó su calificación de ilegal para el acuerdo que adoptó el Parlament de Catalunya el pasado 8 de marzo 'porque causa inseguridad jurídica a los administrados'. A su juicio, el Parlament no tiene competencias para desautorizar una instalación que se ajusta a la legalidad y que ha seguido los trámites establecidos en el proceso administrativo correspondiente.

El alcalde, que también es parlamentario, considera que la retirada del proyecto se forzó por motivaciones políticas y coincidiendo con otros temas polémicos como el Mapa Eólico y el Plan Hidrológico Nacional (PHN). Los opositores a las tres infraestructuras, que causan gran polémica en la zona, se vieron favorecidos, el 8 de marzo, por las disputas internas creadas en el Parlament entre CiU y PP. CiU se vio obligada a votar en contra del PHN por las presiones sociales y el PP castigó a la formación convergente votando a su vez en contra del Mapa Eólico y del proyecto de Enron. La empresa norteamericana confirmaba el mismo día su decisión de revisar el proyecto en la zona.

Mejor técnica disponible

El informe que presentó el profesor del IQS Joan Maria Salietti concluye que la tecnología que Enron pretendía utilizar en Móra la Nova es la 'mejor técnica disponible', no generaría lluvia ácida y su impacto sería 'reducido e imperceptible para la salud humana y el medio ambiente en general', aun en las peores condiciones meteorológicas.

Salietti, que recordó las necesidades energéticas de Cataluña, realiza asimismo algunas propuestas respecto a la instalación de medidores de contaminación o al hecho de que en el estudio de impacto ambiental de Enron no se haga referencia al ozono. Asimismo, recoge que existen tecnologías (como la que utiliza la propia Enron en San Francisco) que minimizan aún más los contaminantes y que se pueden instalar en cualquier momento, 'aunque a un mayor coste'.

El alcalde de Móra la Nova se rodeó en el acto -en el que fue vetada la presencia de miembros de la Plataforma en Defensa de la Ribera d'Ebre, contrarios a la planta de Enron- de la plana mayor de CiU en Tarragona: el delegado del Gobierno en Tarragona, César Puig, y el delegado en las comarcas del Ebro, Josep Sancho; el presidente de la intercomarcal de CDC, Joan Aregio; el alcalde de Tarragona, Joan Miquel Nadal; el presidente del Consejo Comarcal de la Ribera d'Ebre, Santiago Campos, y el parlamentario y concejal en Tortosa Marià Curto. Asistieron asimismo algunos alcaldes de las comarcas del Priorat y de la Ribera d'Ebre y representantes de sindicatos.

Sabanza aseguró que la presentación del estudio no se hacía con el fin de 'resucitar a un muerto', sino para recuperar la credibilidad de Móra la Nova y llevarse una 'satisfacción moral para continuar trabajando'. Pese a asegurar que 'es un escenario que no se contempla', dejó una puerta abierta a que el Ayuntamiento estudie una nueva propuesta de la empresa. 'El futuro es incierto', insistió.

El alcalde recordó que el proyecto de central térmica había sido bien acogido en un principio en la zona. 'De repente pasó a ser abominable, así que en dos, tres o diez años, tal vez vuelve a ser maravilloso en cualquier momento', apostilló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2001