Cercas presenta 'Soldados de Salamina' en el pueblo donde aún viven sus protagonistas

Homenaje a Ferré y Figueras en Cornellà de Terri

En realidad, la presentación del libro de Javier Cercas en Cornellà de Terri tenía poco de presentación. La obra de este profesor de literatura de la Universidad de Girona se ha convertido en menos de un año en un éxito indiscutible de ventas y de crítica. Hoy Soldados de Salamina avista la séptima edición en castellano y ya ha sido traducido a algunos de los idiomas europeos más importantes. Mucha gente, por tanto, conoce a Cercas y ha leído su última obra. En Cornellà de Terri, todo el mundo. La razón de ello es bien simple: gran parte de la acción principal del relato que ha construido Cercas sobre la atropellada huida del fundador de la Falange, Rafael Sánchez Mazas, fue real en este pequeño pueblo gerundense -de apenas unos cientos de habitantes- y algunos de sus protagonistas más destacados, como Maria Ferré y Joaquim Figueras, todavía viven. El pasado viernes, Maria Ferré y Joaquim Figueras estuvieron presentes en el acto de presentación del libro y tuvieron finalmente la oportunidad de explicar conjuntamente los detalles de ese periodo de sus vidas que Cercas ha novelado. Joaquim Figueras demostró que posee unas excelentes dotes de narrador contando a las personas que llenaban la sala de actos del centro cívico de Cornellà de Terri cómo fue su primer encuentro con Sánchez Mazas. Explicó que el eminente falangista prometió darles, a él, a su hermano Pere Figueras y a Daniel Angelats, que en aquel entonces se hallaban escondidos en el bosque esperando el final de la guerra, 'todo el oro y el moro del mundo' si no le mataban y lo llevaban al bando nacional. Pero inmediatamente añadió con firmeza que ellos jamás obtuvieron ningún beneficio o privilegio después de la guerra por haber perdonado la vida a un fascista tan importante ni jamás le pidieron nada y que, en cambio, Sánchez Maza no se dignó nunca visitarles. Maria Ferré, por su parte, hizo las delicias de la audiencia narrando su humano encuentro con Sánchez Mazas: cómo le dio comida y le cobijó. Seguidamente, a petición de Javier Cercas, Maria reconoció que durante la posguerra escribió más de una vez a Sánchez Mazas para pedirle que intercediera a favor de aquellos vecinos y conocidos suyos que se encontraban presos o en situaciones comprometidas. Al final, el acto terminó convirtiéndose en una especie de homenaje a Maria Ferré, Joaquim Figueras y a todos los hombres y mujeres que sufrieron los crueles tiempos del final de la guerra civil. El recuerdo más sentido, sin embargo, fue para los héroes anónimos que en la historia de Cercas representa el personaje de Miralles. 'He conocido muchos Miralles', dijo Joaquim Figueras. 'Miralles vive', respondió Cercas.

Entre el público que asistió al emotivo acto de Cornellà de Terri destacaba el cineasta español David Trueba. Al parecer, el menor de los Trueba muestra gran interés por realizar una película sobre el relato real de Cercas. Prueba de ello es que su cámara digital gravó ávidamente las palabras de Cercas cuando éste, mirando directamente hacia donde se encontraba Trueba, dijo: 'Esta historia interesa a todo el mundo, viejos y jóvenes, porque es una inmensa aventura'.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS