Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona ha dejado de cobrar tributos y multas por un importe de 61.000 millones

El PP denuncia los gastos de la alcaldía

El presidente del grupo popular, Santiago Fisas, y los concejales Emilio Álvarez y Emma Balseiro, aseguraron ayer que el gobierno municipal no es ni eficaz ni transparente, contra la 'bandera de que hacen gala' el alcalde, Joan Clos, y el concejal responsable de Hacienda, Ernest Maragall. Con datos del interventor municipal, Fisas y Álvarez denunciaron que Barcelona ha dejado de ingresar 61.000 millones de pesetas en impuestos y multas, que los gastos de protocolo de la alcaldía han aumentado el 34% en dos años, que las inversiones presupuestadas sólo se cumplen en un 60%, que las obras se acumulan en los dos últimos años de mandato para, dijo Fisas, 'poder inaugurar muchas cosas antes de las elecciones'.

No acabó ahí el asunto. Emilio Álvarez sugirió que se habían producido movimientos especulativos en la compra y venta de terrenos por Proeixample y que había 'ilegalidades' que hacían que el PP se hubiera planteado seriamente acudir a los tribunales. Entre estas supuestas 'ilegalidades' Álvarez citó obras públicas cuyo interés público era dudoso, fraccionamiento de contratos para eludir concursos públicos, justificación insuficiente del carácter de urgencia de algunas obras y concesiones a empresas que no cumplían los requisitos.

'Cobro dudoso'

La posibilidad de la denuncia no quita, sin embargo, el sueño al equipo municipal, que está seguro de la legalidad de sus actuaciones, según el propio Ernest Maragall. 'Es verdad que hemos dejado de ingresar las cantidades que indica el interventor, pero también procedemos a hacer provisiones de morosidad'. Se trata de contabilizar las partidas como de 'dudoso cobro', explicó. 'No renunciamos a cobrarlas, pero sabemos por experiencia que hay casos difíciles. Lo importante es que las cifras de morosos son más bajas cada año porque la eficacia recaudadora del Ayuntamiento de Barcelona es mejor que la de cualquier otro municipio de España', dijo Maragall, que citó las cifras de no cobrados en años anteriores: 62.789 millones en 1998; 61.178 millones en 1999; 60.417 millones en 2000.

Un portavoz del Ayuntamiento rechazó que los gastos de la alcaldía hayan subido en los dos últimos años. Según sus cuentas, han bajado, ya que hace tres años ascendían a 355 millones y en el último ejercicio sumaron 332 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de julio de 2001