Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cifra de niños nacidos fuera del matrimonio crece hasta el 14%

La cifra supera a la media española, pero aún está lejos del 25% de la Unión Europea

No obstante, la situación en los distintos países de la UE es muy diferente. Desde Grecia, donde los hijos fuera del matrimonio sólo llegan al 4% o Italia 8,7%, a otros como Suecia, donde suponen más de la mitad (55,3%). Aunque los sociólogos descartan que Euskadi y el conjunto de España lleguen a equipararse en las próximas generaciones a cifras como las de Suecia, lo cierto es que en la comunidad autónoma la tendencia es invariablemente al alza año tras año.

En 1975, los hijos de padres no casados tan sólo suponían el 1,5%; en 1980, llegaban al 3,1% y en 1985 al 6%. Pero el aumento de este tipo de nacimientos no ha compensado la caída de nupcialidad experimentada en estos años.

El fenómeno de los niños nacios fuera del matrimonio se suma al aumento de los divorcios y de las uniones de parejas de hecho para ir dando forma a un nuevo perfil de familia y de hogar, como los monoparentales y los reconstituidos, a veces con hijos procedentes de distintas uniones. El sociólogo y responsable del sub-área de Demografía del Eustat, Martín González, corrobora el alejamiento que aún existe entre algunas costumbres y tradiciones fuertemente arraigadas en la comunidad autónoma y el resto de España respecto a países como Suecia, Dinamarca o Inglaterra.

Pero puntualiza que 'en Euskadi casi un 14% de niños nace fuera del matrimonio, pero no fuera de la pareja. La mitad de los nacidos fuera del matrimonio se produce dentro de una pareja, que con el tiempo termina casándose'.

Madres solteras Además, otros cuatro niños nacidos fuera del matrimonio son de madres solteras, un porcentaje también inferior a los que se estilan en otros países europeos.

La lectura de que el País Vasco supere la media española, pero, en cambio, esté lejos de la UE, es obvia para este sociólogo: 'el matrimonio en Euskadi tiene más arraigo que en el resto de Europa. La gente de los países mediterráneos se casa más que en el resto de Europa'. Y además, los niveles de divorcio aún son bajos, aunque van equiparándose.

'Hay una serie de tradiciones que todavía pesan bastante en la sociedad actual', añade Martín González. 'La gente aún percibe el matrimonio por la Iglesia como algo permanente y definitivo. Sin embargo, en otros países europeos esa mentalidad no existe'. Para esos ciudadanos de la UE, el matrimonio no es permanente, creen que las circunstancias pueden hacer cambiar esa situación y que no pasa nada por ello. 'Se trata de una cultura de relaciones personales menos ligada a instituciones externas y más a la propia estructura familiar', recalca.

La ausencia de una legislación sobre parejas de hecho, a diferencia de lo que ocurre en otros países de la Unión Europea, puede suponer un freno a la hora de tener los hijos fuera del matrimonio. Según el sociólogo del Eustat, 'con una ley de parejas de hecho al final es como si les casaras. Una pareja de hecho no es una alternativa a la familia, porque la familia tiene la misma estructura estén casados sus miembros no. La alternativa es el matrimonio. Si se normaliza la relación de una pareja de hecho se convierte en un matrimonio'.

El Parlamento vasco debatirá durante la nueva legislatura una ley para las 20.000 parejas de hecho que hay en Euskadi. Las diferencias entre los socios de Gobierno, PNV y EA, y la situación de minoría en la que se hallaban en la Cámara en la legislatura pasado impidió que fructificara la norma. El objetivo de la ley será avanzar en la equiparación al miembro de una unión estable con el cónyuge matrimonial en materia de ayudas públicas, indemnizaciones os sucesiones.

El profesor de Sociología de la Universidad del País Vasco, César Manzanos, es autor de varias publicaciones sobre el surgimiento de nuevos modelos de familia. En su opinión, si el País Vasco y España dispusieran de una política de familia más desarrollada para los ciudadanos sería más fácil tener hijos fuera del matrimonio. Según Manzanos, el recurso al matrimonio se produce a menudo por cuestiones económicas.

Aunque Manzanos coincide con el experto del Eustat en que con el tiempo, las parejas que han tenido un niño regularizan su situación (unión por la Iglesia o por lo civil), defiende con ardor la necesidad de una ley de uniones de hecho porque se trata de 'una familia constituida' con los mismos derechos sociales y económicos que un matrimonio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2001