Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arcan ya había matado en Rumania

Interpol tenía una orden de detención contra Arcan por asalto, robo y homicidio en una vivienda

La policía española se puso en contacto el jueves con sus colegas de la ex república soviética de Moldavia y Rumania para recabar posibles antecedentes de Pietro Arcan o Igor Dimitrescu, las dos identidades utilizadas por el supuesto asesino. Ya por la noche, las autoridades rumanas facilitaron huellas dactilares y fotos de una persona que era buscada en Rumania por entrada ilegal en una vivienda, robo con fuerza y homicidio. El cotejo de las impresiones dactilares y de las fotos por la Policía Científica permitió determinar que el autor del crimen en Rumania y en Pozuelo eran la misma persona. De hecho, Rumania había cursado a través de Interpol una orden internacional de busca y captura, que estaba registrada desde finales de diciembre.

Estos datos han sido puestos en conocimiento del Juzgado Central de Instrucción número 2 y de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, donde Arcan deberá comparecer el próximo lunes por una eventual extradición, y del Juzgado de Instrucción número 5 de Majadahonda, en el que declaró ayer durante dos horas. Luego Arcan ingresó en la cárcel madrileña de Soto del Real.

El presunto homicida del abogado, que se encontraba muy tranquilo, negó en todo momento su participación en los hechos que se le atribuyen. La magistrada encargada del caso decretó su ingreso en prisión comunicada y sin fianza. Al supuesto asesino se le imputan los delitos de homicidio, robo, lesiones y agresión sexual, esta última sin confirmar.

Arcan llegó ayer a las 11.40 a los juzgados fuertemente custodiado por agentes policiales y esposado. Javier López Blasco, abogado del turno de oficio que se hizo carga de su defensa, confirmó que Arcan contó con un traductor de ruso oficial para cumplir las garantías penales. Durante las dos horas de declaración, el acusado no articuló ninguna frase y su única contestación a las preguntas de la magistrada fue: 'No'. El ciudadano moldavo tampoco confesó nada en el interrogatorio policial. López Blasco explicó a la salida de los juzgados que sentía mucho lo ocurrido, 'máxime tratándose de un compañero, un abogado, pero el detenido tiene derecho a asistencia letrada, tanto en su declaración policial como en la judicial'.

La Brigada Judicial ha investigado la posible relación entre Arcan y una sirvienta de la familiaCastillo, pero fuentes de la investigación aseguraron anoche que esta hipótesis está ya prácticamente descartada. Las mismas fuentes estudian también si Arcan llegó a estar antes del crimen en casa de sus víctimas y si éstas lo vieron en alguna ocasión. Los mismos medios aseguraron que se está intentando averiguar si el abogado estuvo relacionado con algún proceso judicial, de extradición o de otro tipo, en que estuviera implicado Arcan o algún amigo suyo.

Agentes de la Brigada de Policía Judicial han registrado esta semana a instancias del Juzgado número 2 de la localidad el piso tercero, letra D del número 14 de la calle de Perú, sita en el barrio de Valdeaguado de Coslada (Madrid). Los policías tenían en la reseña delictiva de Arcan esta dirección como su domicilio habitual. Sin embargo, ahora sólo vive una familia de origen rumano, que sí conocía al detenido.

Según explicó Soren, de 25 años, Arcan compartió con ellos el piso durante unos cuatro meses. El inmigrante rumano lo describió como una persona 'muy tranquila y aficionada a las motos'. 'No entiendo cómo a un tipo tan normal se le puede ocurrir hacer una cosa tan horrible. Además es una persona muy normal, que no solía meterse en líos'. Los rumanos solían verle durante los últimos meses en la plaza de la Constitución, de Coslada, lugar de reunión de inmigrantes de los países del Este.

Esta información ha sido elaborada por Jorge A. Rodríguez, Jesús Duva, Esther Sánchez y Francisco J. Barroso.

Un llavero con tres llaves

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de junio de 2001

Más información