Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPERACIÓN POLICIAL

Dos presuntos cómplices del supuesto asesino de Pozuelo, detenidos en Madrid

Ambos, de nacionalidad española, acompañaron al moldavo Pietro Arcán el día que mató al abogado madrileño Arturo Castillo

Agentes del grupo sexto de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, dedicado al esclarecimiento de homicidios, han detenido a dos españoles como presuntos cómplices del moldavo Pietro Arcán, que le acompañaron el día en que se introdujo en un chalet de Pozuelo de Alarcón y presuntamente asesinó al abogado Arturo Castillo. Los detenidos son Manuel E. L., de 54 años, y Julio R.B., de 29.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía, con estos arrestos, llevados a cabo el pasado miércoles, se culminan las investigaciones realizadas por el Grupo de Homicidios en relación con el asesinato del abogado Arturo Castillo, cometido el 20 de junio en la localidad de Pozuelo de Alarcón (Madrid), durante el asalto a su chalet de residencia.

Los dos detenidos han declarado a la Policía, en presencia de sus abogados, que la noche en la que Arturo Castillo fue asesinado ambos viajaban, en compañía de Pietro Arcan, en el coche de Manuel E.L.. Asimismo, han indicado que estuvieron en el chalet del letrado, aunque no llegaron a entrar en la vivienda.

Por tanto, y según las investigaciones realizadas -que han durado cuatro meses- el presunto autor material de los hechos cometió el crimen con ayuda o complicidad de terceras personas, hipótesis que la Policía ha mantenido durante todo el proceso.

Acusado del asesinato de Castillo

Los hechos se remontan al 20 de junio, cuando el presunto autor del crimen, Pietro Arcan -en prisión en nuestro país desde que fue detenido, pocas horas después del suceso-, entró en el chalet propiedad del abogado Arturo Castillo, donde se encontraba durmiendo con su esposa y sus dos hijas, y, supuestamente, le asesinó.

Las tres mujeres resultaron heridas. Además, Arcán agredió sexualmente a la hija menor, de 15 años. Y todo por un botín de 19.000 pesetas, que fue todo lo que Arcán se llevó del chalé de Pozuelo.

El crimen de Pozuelo causó una gran conmoción en todo el país, ya que el moldavo, de 23 años, había sido detenido nueve veces en España por distintos delitos. Este hecho originó un fuerte debate sobre la falta de seguridad y sobre la necesidad de coordinación internacional para evitar que personas reclamadas en un país huyan a otro y sigan cometiendo delitos.

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, se mostró ayer favorable a la extradición a Rumanía del ciudadano moldavo acusado de haber cometido este delito.

Rumanía le reclama por delitos muy similares -robo y homicidio-, concretamente por entrar a la fuerza, en diciembre de 2000, en la vivienda del ciudadano rumano Gheorgehe Marius, en la localidad de Satu Mare, a quien Arcan presuntamente golpeó hasta causarle la muerte para llevarse objetos de oro y teléfonos móviles.

De los dos españoles detenidos, Julio R. B. cuenta con antecedentes policiales por tráfico de estupefacientes. Tanto él como Manuel E.L. han sido puestos a disposición judicial.