Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REFORMA DE LEY

Tráfico retirará tres meses el carné a quienes superen los 180 kilómetros por hora

El Gobierno y el PSOE pactan la Ley de Tráfico para que pueda estar aprobada tras el verano

Las negociaciones entre Gobierno y el PSOE han conseguido destascar la tramitación de la ley, aunque aún quedan por superar algunas reticencias de Convergència i Unió (CiU) sobre qué debe considerarse velocidad excesiva en ciudad.

El catálogo de faltas muy graves incluye dos conceptos de condución temeraria que puede levantar ampollas en el sector del transporte. Se considerará como tal el superar en un 50% los tiempos máximos de conducción o el no respetar en un mínimo de un 50% los tiempos de descanso y también el que se supere en un 50% la capacidad de carga máxima del vehículo. En la misma categoría se incluye el conducir bajos los efectos del alcohol o las drogas, la conducción en sentido contrario, las competiciones y carreras no autorizadas y la velocidad excesiva.

Tanto el Ejecutivo como la oposición ya están plenamente de acuerdo en que se considere muy grave el superar, una vez más en un 50%, los límites de velocidad fijados en carreteras, autovías y autopistas. De esta forma, el conductor que sea sorprendido a 180 kilómetros por hora en autovía (donde la limitación es de 120 kilómetros por hora) perderá el carné por tres meses al considerarse falta muy grave. Hasta ahora se consideraba falta grave y sólo en determinados casos (cuando se añadan circustancias que aumenten la peligrosidad) y previa una resolución judicial se retira el carné. No obstante, la ley dejará bien sentado que el mero hecho de superar la velocidad máxima, sin que haya que llegar a 180, será una falta grave, sancionable con hasta 50.000 pesetas.

Lo que no está claro es qué velocidad se considerará muy grave en ciudad. 'En esto nos movemos en dos opciones', aseguró ayer el diputado socialista Victorino Mayoral: 'Que valga con el 50% por encima o que se supere en 30 kilómetros por hora el máximo legal'. Pero CiU no quiere entrar por ahí y mantiene su propuesta de que sea muy grave superar los límites en 40 kilómetros. 'Es por una cuestión de sentido común y racionalidad; hay que ser muy selectivos en este asunto porque si no, pueden cometerse tres faltas muy graves, por ejemplo en la Castellana, en sólo un día', según apunta el diputado convergente Jordi Jané.

El Gobierno sostiene que lo que se pretende con el listado de medidas muy graves es lanzar el mensaje de que 'hasta aquí hemos llegado en cuestiones de velocidad' y que es necesario poner todos los medios para reducir la siniestralidad, indicaron fuentes gubernamentales, que reconocen que el nuevo anteproyecto no está aún totalmente volcado en negro sobre blanco. También admiten que tras la relectura del texto con el PSOE la ley es 'más dura'. Este rigor puede apreciarse en el hecho de que se podrá retirar definitivamente el carné de conducir a los reincidentes. La fórmula elegida es la siguiente: se sancionará sucesivamente con la retirada de carné por tres meses (y 100.000 de multa cada vez) a quienes cometan dos faltas muy graves, pero si el conductor comete una tercera en menos de dos años desde la comisión de la primera, adiós al permiso. 'Es una medida dirigida a los recalcitrantes de ahí la importancia de delimitar perfectamente qué es muy grave', aseguraron ayer fuentes del Ministerio del Interior.

Los socialistas, no obstante, han introducido la opción de que esa pérdida definitiva pueda quedarse en tres meses. 'Si un conductor se somete a un curso de reciclaje y sensibilización en un centro de conductores, y lo supera, no lo pérderá definitivamente sino que volverá a quedarse sin él por tres meses', según Mayoral.

Socialistas y convergentes coinciden en que lo más conveniente sería el establecimiento de un carné por puntos (se barajan 15 puntos) y fijar por ley cómo se pierden esos puntos y cómo se pueden recuperar. Pero el Gobierno, por el momento, no está por la labor de establecer ese sistema de bonus-malus para el permiso. 'Es posible que cuando se constituya la subcomisión de Tráfico en el Congreso podamos retomar ese asunto, que es muy importante', subraya Jané.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 2001