Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jesuitas piden una "cierta" reglamentación de las parejas 'gay'

Los jesuitas han abierto una puerta a las parejas homosexuales al afirmar que "hay que darles algún tipo de reglamentación", aunque reiterando que nunca podrán ser equiparadas a la familia tradicional basada en el matrimonio. La apertura de la Compañía de Jesús hacia las parejas de gay aparece en un artículo del último número de la revista de los jesuitas La Civiltá Cattolica, aún no distribuido, pero del que han difundido un adelanto.

Según los jesuitas, aunque las uniones de hecho entre homosexuales jamás podrán ser equiparadas a las familias tradicionales, "queda por solucionar el problema de darles (a esas parejas) algun tipo de reglamentación, ya que se trata de un fenómeno social que no puede dejarse en el estado salvaje". El artículo, sin embargo, subraya también que "el político católico no debería aceptar que las uniones homosexuales se equiparen a la familia tradicional, y tampoco que se le reconozcan los mismos derechos que a la familia , en particular, en cuanto a la adopción de menores".

Aunque la revista no va más allá y no explica qué tipo de normas se necesitan para lograr "alguna forma de reglamentación" en este tema, la apertura de los jesuitas ha sido muy bien recibida entre los colectivos homosexuales italianos y por políticos de izquierdas. Así, Franco Grillini, dirigente histórico del movimiento homosexual italiano y destacado político del ex comunista partido Democráticos de Izquierda, expresó ayer un "viva" por la revista y aunque insistió en que los gay abogan por la total equiparación entre el matrimonio entre hombre y mujer y el formado por dos personas del mismo sexo, se trata de un primer paso muy importante.

Para el colectivo Arcigay, el más importante de Italia, "finalmente" la Iglesia da pasos que le llevan hacia la Europa moderna. A parte de esa propuesta, La Civiltá Cattolica reitera el principio de la defensa de la familia basada en el matrimonio monógamo e indisoluble, al subrayar que ese es el lugar donde nace, crece y se desarrolla la persona. La revista, que sigue la misma línea de Juan Pablo II, también está en contra de que las parejas gay puedan adoptar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de junio de 2001