Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Delors: 'El Tratado de Niza es un completo fracaso'

El ex presidente de la Comisión Europea Jacques Delors cree que el Tratado de Niza 'es un completo fracaso' que 'no podrá aplicarse nunca'. Y si el proceso de ampliación 'deriva hacia una zona de libre cambio, sin unión política, Europa no será nada dentro de 20 años'. Le parecen elogiables algunos puntos de la propuesta europeísta del jefe del Gobierno francés, Lionel Jospin; y teme más a un dirigente como José María Aznar -'no es nada filoeuropeísta; es más bien un nacionalista'- que a un enfriamiento del compromiso comunitario de Italia tras la victoria de Silvio Berlusconi, porque 'la opinión italiana es muy favorable a Europa'.

En declaraciones a varios periodistas extranjeros, Delors reiteró que hay que tener el valor de continuar con el proceso de ampliación a 27 países. 'Si yo fuera diputado en Francia en estos momentos, habría votado a favor de la ratificación del Tratado de Niza para no lanzar una señal negativa a los países que esperan entrar. El rechazo irlandés no puede tomarse como pretexto para retrasar las negociaciones de la ampliación, esto debe quedar bien claro'.

El resultado de la consulta se explica por el temor de Irlanda de ver disminuir su parte en los fondos estructurales. A ese temor se unen los interrogantes planteados por España, Portugal e incluso Grecia. 'Esto demuestra la magnitud del error cometido. No se ha discutido sobre la solidaridad cuando Europa sume 27 países. Ésta es una de las razones del no de Irlanda. Nadie ha comprendido el problema'.

Delors apoyó la propuesta del presidente actual de la Comisión, Romano Prodi, para financiar la UE con un impuesto europeo. 'Es una buena idea. Los ciudadanos ya están pagando por Europa; mejor que sepan dónde va exactamente su dinero, a través de una tasa específica. Deben saber que la democracia tiene un precio y, naturalmente, cómo se utiliza su dinero'. Delors también exigió 'respeto para el presidente de la Comisión; muchos Gobiernos no lo tienen y ésta es una de las razones de que Europa no vaya bien'.

El ex ministro socialista y ex presidente de la Comisión no cree que ya pueda considerarse divididos a los europeos respecto al escudo antimisiles anunciado por Georges W. Bush. 'No se debe decir no sólo porque sea una propuesta de Estados Unidos. El riesgo de la diseminación de armas balísticas constituye un problema extraordinariamente grave que no puede ignorarse sin más. De otro lado, comprendo que existe el riesgo de lanzar de nuevo la carrera de armamentos. Donde hay que estudiar bien esta cuestión es en el seno de la Alianza Atlántica, y esto no se ha hecho hasta el momento'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de junio de 2001