Los argumentos de Rodrigo Rato

El mal dato de inflacíón de mayo no ha hecho al Gobierno cambiar sus argumentos de los últimos meses. Se trata, según el Ejecutivo, de un problema coyuntural -que dura ya más de un año-, el objetivo anual lo fija el BCE -el 2%-, luego el Gobierno no lo revisa; España está en mejores condiciones que los demás países del euro, porque crece más deprisa; y lo que hay que hacer es moderar salarios y beneficios.

Ayer el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, añadió que el conjunto de los españoles no ha perdido poder adquisitivo. En respuesta a una pregunta al respecto de la diputada del PSOE Isabel López Chamosa, Rato aseguró que en los últimos dos años 'se ha producido una ganancia'. Además, insistió, hay elementos que no se incluyen en el IPC y que 'tienen una gran repercusión en el poder adquisitivo de los ciudadanos'. A saber, los impuestos sobre los salarios y los tipos de interés.

Más información
La inflación alcanza el 4,2%, el índice más alto desde que gobierna el PP

¿No piensa el Gobierno hacer nada más? El secretario de Estado de Economía, José Folgado, respondió así esta pregunta: 'Las posibilidades de actuación son limitadas' porque la política monetaria está en manos del Banco Central Europeo (BCE). Las medidas de liberalización del pasado mes de junio están ya en 'la fase final de los decretos de desarrollo' y, además, está la reforma del mercado de trabajo y de la negociación colectiva pendiente del acuerdo entre los agentes sociales.

En la política presupuestaria no está prevista una vuelta de tuerca, pese a que los ingresos crecen hasta ahora por debajo de lo previsto y los gastos, por encima.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS