Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Argentina propone una nueva negociación para afrontar la crisis de Aerolíneas

El Gobierno de Argentina ha propuesto la realización para la próxima semana de una nueva instancia de "negociación rápida" con España por la grave crisis de la compañía aérea de capital español Aerolíneas Argentinas, según la ministra argentina de Trabajo, Patricia Bullrich. La ministra indicó ante los medios de comunicación que se intentará lograr que la empresa privatizada en el año 1990, y que ahora se encuentra en riesgo de quiebra, "tenga capital, reponga sus escalas y vuelva a la normalidad".

En los anteriores intentos de negociación no se logró ningún acuerdo, debido, según la prensa argentina, a que la española Sociedad Estatal de Participaciones Empresarias (SEPI), dueña del 92% de las acciones de Aerolíneas, no cede en su intención de aplicar el denominado Plan Director, que supone el despido de unos 1.300 de sus 7.000 empleados de la compañía. La propuesta de la SEPI es por ahora rechazada por los sindicatos de los técnicos, el gremio más numeroso de los siete que existen en la compañía aérea. Los empleados de Aerolíneas cumplieron el sábado su jornada de huelga número 33. De esta manera, ya llevan acampados en el aeropuerto metropolitano Jorge Newbery más de un mes.

En medio de esta crisis, según informaban ayer los diarios argentinos La Nación y Página 12, un grupo de fiscales y diputados argentinos investigan posibles maniobras de evasión fiscal y lavado de dinero en la administración española de Aerolíneas. La diputada Alicia Castro, exazafata y titular de este gremio, impulsa la investigación y acusa a la SEPI de "vaciamiento" de la empresa.

Por otra parte los trabajadores de ICTS General Services, empresa que presta servicios de asistencia en tierra (handling) a las compañías aéreas de Estados Unidos que operan en el aeropuerto de Barajas, secundarán hoy la primera de las siete jornadas de huelga convocadas por UGT por la "precariedad laboral". El sindicato ha advertido de que la huelga, que se desarrollará entre el 11 y el 17 de junio, puede provocar retrasos en los embarques de pasajeros de las compañías estadounidenses American Arlines, Continental, US Airways y Delta Airlines.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de junio de 2001