Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

SOS Racisme tilda de 'apartheid' jurídico' la Ley de Extranjería

La Fiesta de la Diversidad alterna denuncia y diversión frente a las fuentes de Montjuïc

Esta es la primera vez que la Fiesta de la Diversidad se celebra en las fuentes de Montjuïc, ya que el Moll de la Fusta, su escenario tradicional, está en obras. La organización espera que 50.000 personas pasen por la fiesta durante los tres días que dura.

Los organizadores consideran que la aprobación de la nueva normativa, así como la polémica desatada durante los últimos meses en torno a la situación de los inmigrantes cuya estancia no está legalizada, convierte la fiesta de este año en una edición especial. SOS Racisme ha montado una exposición divulgativa que explica que las migraciones humanas han sido siempre un motor de progreso.

La exposición recoge datos históricos para demostrar que la cuestión no es nueva y destaca que entre 1800 y 1924, 110 millones de europeos dejaron sus casas para buscar trabajo en América. También denuncia que la nueva ley favorece la exclusión social y la explotación laboral, y pide a las administraciones que adopten medidas para solucionar los problemas de los inmigrantes.

Entre las medidas sugeridas destaca la petición a los ayuntamientos de que empadronen a los extranjeros en situación irregular. De esta manera, de acuerdo con la normativa, éstos se aseguran la asistencia sanitaria. SOS Racisme también pide que se creen oficinas de empleo en los países de origen de los inmigrantes, ya que tener una oferta de trabajo es un requisito indispensable para entrar de forma legal en España. Además de SOS Racisme, han colaborado en la reunión más de un centenar de entidades.

La Fiesta de la Diversidad, que cuenta con la ayuda de 400 voluntarios, es fundamentalmente, según su coordinador, 'un acto lúdico para todos los públicos'. 'Con nuestras actividades queremos hacer llegar nuestro mensaje al conjunto de la sociedad', explica Blanco. Además de los debates y las conferencias, se realizan talleres y juegos para que los niños se acostumbren a vivir en una sociedad plural. Se presenta, por ejemplo, un diccionario infantil ilustrado catalán-árabe. Mientras tanto, las tiendas ofrecen artesanía y comidas exóticas. Por la noche, la Fiesta de la Diversidad se transforma en un festival con conciertos de todos los estilos. Grupos famosos y bandas desconocidas se suceden en los escenarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de junio de 2001