Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresarios guipuzcoanos reclaman la paz al 'lehendakari' en un emotivo homenaje al presidente de Adegi asesinado

Los empresarios guipuzcoanos plantearon ayer al lehendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, que la paz es la prioridad fundamental de la sociedad vasca, durante la asamblea general anual que celebró ayer Adegi en San Sebastián. Cuatrocientos patronos de la mediana y pequeña empresa guipuzcoana asistieron al acto, que este año se convirtió en un emotivo homenaje en recuerdo al que fue su presidente, José María Korta, asesinado por ETA ante su empresa de Zumaia en agosto del año pasado. En él intervinieron el escritor Anjel Lertxundi, el físico Pedro Miguel Etxenike y otras personalidades. El lehendakari Ibarretxe y otros miembros de su Gobierno y representantes de la política, la universidad y la empresa acompañaron a dos hijos y dos hermanos de Korta.

El sector empresarial que soporta desde hace años el chantaje y la extorsión etarra, recordó a los responsables políticos que alcanzar la paz es una prioridad y una exigencia si se quiere continuar creciendo en empleo y bienestar. 'Una paz que genere un entorno normalizadoy nos permita seguir trabajando a fondo, superar dificultades e incertidumbres para apostar por la innovación, formación y educación', afirma la declaración leída por el presidente de Adegi, José Alberdi.

Ibarretxe reconoció que la paz y la convivencia son el gran trabajo pendiente de la actual generación que, según dijo, tiene que romper la imagen de que 'somos incapaces de sentarnos en una mesa'. El lehendakari quiso enviar a los empresarios un mensaje esperanzador y se mostró convencido de que 'vamos a ver el final de la violencia'. También les pidió confianza y comprometió a su futuro Gobierno en la tarea de trabajar con la oposición para crear un espacio 'ético y moral', sin confrontación entre los partidos, que sirva para propiciar el entendimiento.

El diputado general de Guipúzcoa, Román Sudupe, destacó el hecho de que esta provincia sea el territorio más castigado por el terrorismo etarra, como lo demuestra el que 10 de los 31 asesinatos tras la tregua se hayan producido en él. Sudupe destacó también que el fracaso electoral de EH, también evidente en Guipuzcoa, es otro motivo de esperanza. Y señaló que la estabilidad institucional junto con el 'diálogo', tan requerido siempre por Korta, es la claves de la normalización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de junio de 2001