Un comando islámico captura 200 rehenes en un hospital de Filipinas

Los rebeldes amenazan con matar a todos los secuestrados si el Ejército no abandona la zona

'Con su muerte, los bandidos han perdido su fuerza', declaró Arroyo en una intervención televisada a todo el país. 'A los líderes de Abu Sayyaf les digo: no tienen escapatoria, así que liberen a todos los rehenes y ríndanse. Basta una bala para acabar con ustedes', agregó la presidenta.

Arroyo anunció que al menos 6 de los 20 rehenes secuestrados por Abu Sayyaf hace una semana en un centro turístico de la isla de Palawan fueron rescatados o lograron escapar gracias a la confusión. Cuatro son filipinos, entre ellos un niño de ocho años. La presidenta no precisó quiénes son los otros dos y el Ejército señaló que todavía estaba intentando identificarlos. Se desconoce el paradero de los demás secuestrados en Palawan, entre ellos tres estadounidenses, aunque se cree que están atrapados en el hospital.

Más información
Abú Sayyaf ofreció a la CNN las imágenes de la ejecución de un rehén estadounidense
El grupo guerrillero Abú Sayyaf secuestra a 30 civiles y decapita a cuatro de ellos
El grupo guerrillero Abú Sayyaf decapita a otros cuatro rehenes
La guerrilla filipina amenaza con decapitar a sus dos rehenes de EE UU
Decapitados dos de los secuestrados por Abu Sayyaf en la isla de Joló

El asalto al hospital José Flores y la iglesia de San Pedro, que forman parte del mismo complejo, se produjo al amanecer, cuando unos 50 miembros de Abu Sayyaf que huían del Ejército irrumpieron en la localidad de Lamitán, situada a unos 900 kilómetros al sur de Manila. Los rebeldes aseguran que tienen secuestradas a 200 personas, entre ellas médicos, enfermos y un sacerdote. Sin embargo, un hombre que logró escapar declaró que dentro hay unas 100 personas.

Las tropas filipinas cercaron la zona para impedir la huida de los secuestradores, pero francotiradores enemigos apostados en los tejados de edificios contiguos les impidieron avanzar. El coronel Horacio Lapinid, portavoz del Ejército, declaró que 6 soldados murieron y 41 resultaron heridos. Al anochecer, los combates disminuyeron en intensidad. 'Abu Sayyaf no responde a nuestros disparos, aunque no podemos asegurar que se hayan quedado sin munición', dijo el coronel Lapinid. 'Somos optimistas y conseguiremos rescatar sanos y salvos a todos los rehenes'.

Una persona que se identificó como Abu Suleimán y dijo ser portavoz del grupo terrorista, declaró a Radio Mindanao que si los soldados no abandonan la zona, el comando matará a todos los rehenes. 'Si el Ejército no para la operación en curso, serán ejecutados', dijo Suleimán, quien indicó que el grupo secuestrador es 'un escuadrón suicida' de Abu Sayyaf.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El Gobierno filipino mantiene su política de no negociar con los secuestradores algo que no sea la liberación inmediata y sin condiciones de los rehenes. 'Mantendremos esta actitud hasta que aniquilemos a los terroristas de Abu Sayaf o los obliguemos a rendirse', dijo el portavoz de presidencial, Rigoberto Tiglao.

Por su parte, los ulemas de Mindanao, la isla filipina con la población musulmana más numerosa, condenaron a Abu Sayyaf por sus 'atrocidades' y recordaron en un comunicado que 'los bandidos muertos no entrarán en el paraíso'.

Abu Sayyaf surgió en 1990 con el objetivo, según sus líderes, de establecer mediante la lucha armada un Estado islámico independiente en la isla de Basilan. Sin embargo, sus objetivos parecen ser más materiales que políticos y su forma de actuar es similar a la de los piratas que tradicionalmente operan en el sur de Filipinas y el norte de Malaisia. Abu Sayyaf logró proyección internacional el año pasado, cuando secuestró a 21 personas, entre ellas 10 turistas occidentales, en la isla malasia de Sipadan. Posteriormente, los trasladó a la isla filipina de Joló, donde los mantuvo secuestrados durante meses en plena jungla. Según fuentes militares, en la actualidad cuenta con unos 1.100 combatientes.

Soldados filipinos durante el ataque a la iglesia y el hospital asaltados ayer por rebeldes islámicos.
Soldados filipinos durante el ataque a la iglesia y el hospital asaltados ayer por rebeldes islámicos.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS