Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibilaldia bate su récord de asistencia gracias al buen tiempo y a las facilidades de acceso al circuito desde Bilbao

Ibilaldia 2001, la fiesta de las ikastolas de Vizcaya, que por segunda vez en 23 años de historia organizó el centro Abusu del barrio bilbaíno de La Peña, superó ayer las previsiones más favorables. El buen tiempo y las facilidades de acceso en transporte público a un circuito que discurría en el parque de Montefuerte, entre los municipios de Bilbao y Arrigorriaga hizo que participaran más de 125.000 personas, según los responsables de la organización. La ikastola Abusu, que ocupa un edificio industrial de 1794 reconvertido en centro escolar y cuenta con 216 alumnos, invertirá los fondos recaudados en las reformas necesarias para la enseñanza secundaria.

Ibilaldia 2001 mantuvo el ritual tradicional de las fiestas que anualmente organizan las ikastolas en cada provincia. El lehendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, acompañado por consejeros de su Gobierno y el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, fue el encargado de inaugurar la fiesta poco después de las 9.30 de la mañana.

Ibarretxe apostó en su intervención por un futuro plurilingüe para el País Vasco, 'pero sin olvidar nunca', dijo, 'que si nosotros perdemos el euskera, el mundo perderá el euskera'. En la tarea de conseguir un país plurilingüe destacó el papel de las ikastolas, en el que el euskera se traslade cada vez a más ámbitos de la sociedad.

Tras la inauguración oficial, comenzó a llegar una auténtica avalancha de participantes a un circuito de cinco kilómetros de recorrido, jalonado por seis áreas de servicios y actividades, en las que no cesaba de sonar la música, en especial la canción de este Ibilaldia, Hemen da geroa, con música de Kepa Junkera y letra de Xabier Amuriza.

Mediada la mañana los organizadores tributaron un homenaje al lingüista Alfonso Irigoien, el carmelita Patxi Uribarren, el antropólogo José María Satrustegi y el historiador José María Gimeno por su estudio de la onomástica y la toponimia vasca.

Las altas temperaturas hicieron que buena parte de los asistentes prolongarán hasta la tarde su estancia en las áreas verdes por las que transcurría el recorrido de Ibilaldia 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de mayo de 2001