Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cooperativas piden a Rambla más peso institucional y una política integral para el sector

El Consell aconseja procesos de concentración entre las cajas rurales valencianas

La confederación de cooperativas de la Comunidad, que agrupa a 2.200 entidades de consumo, agricultura, trabajo asociado, elécticas, vivienda o servicios, emplea a 66.000 personas y factura 1,5 billones de pesetas, aprovecharon su asamblea aqnual para pedir más colaboración de la Generalitat. El presidente Luis Valero demandó al titular de Economía más reconocimiento y representación para el sector. Una petición que concretaron en su deseo de participar en los órganos rectores del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef), bajo el argumento de que generan por sí solos un 10% del empleo de la comunidad autónoma. También solicitaron de Economía 'una política integral', dado que ahora dependen de varias consejerías de la Generalitat. 'Sólo se aprecia a quien se conoce', le dijo Valero a Rambla.

MÁS INFORMACIÓN

El consejero respondió que estudiaría la incorporación de las cooperativas al Servef -'la consejería verá cómo reubicar adecuadamente al sector de cooperativas', dijo- y les trazó como retos más inmediatos la implantación del euro y la adaptación a las nuevas tecnologías.

Dos sectores del cooperativismo valenciano son objeto en estos momentos de la atención del Consell. El Ejecutivo autonómico vería con buenos ojos la concentración de cajas rurales o cooperativas de crédito después de la caída de resultados de estas entidades en el primer trimestre del año. Las resistencias a este proceso son, en este momento, muchas.

Rambla, tras expresar su respeto a la autonomía de las cajas rurales, destacó que para sobrevivir 'hay que seguir siendo rentable y competitivo' por lo que les pidió que 'adopten decisiones estratégicas' y acerquen posiciones como ya se ha hecho en otras comunidades. Para que no quedara ninguna duda acerca de la posición del Gobierno al respecto, el titular de Economía pidió al sector que supere 'los tradicionales personalismos que hay en estos casos por parte de presidentes y directores generales', reacios a propiciar las fusiones entre cajas rurales.

El consejero se refirió a las relaciones entre Bancaixa y la CAM, que mantienen una 'mayor aproximación y comunicación' en sus actuaciones de expansión e inversión 'que no existía hace algunos años', lo que redunda en la rentabilidad económica y social y en la implicación territorial de ambas entidades financieras. Rambla dijo que se concreta en actuaciones de expansión e inversión emprendidas por las cajas y que 'existe una mayor comunicación de la que había hace algunos años, lo que permite que estas actuaciones tengan una mayor rentabilidad no sólo desde el punto de vista económico sino también social'. Sobre la fusión de ambas, el consejero matizó que 'no hay nada nuevo'.

Rambla apuntó que hay contactos con representantes del PSPV en las cajas y recordó que próximamente se renovarán sus órganos de gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2001