Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unión Fenosa insiste en liderar el proyecto de construir una planta de regasificación

La liberalización total del sector eléctrico, prevista para el 1 de enero de 2003, que además viene de la mano de la liberalización del sector gasístico, ha convertido a la Comunidad Valenciana en un campo de batalla en la pugna por liderar proyectos estratégicos. Velasco hasta vinculó ayer 'el futuro energético de la Comunidad', tanto en forma de energía eléctrica como de gas, con el crecimiento económico de su empresa. 'Espero que en el 2004 el gas y la electricidad que ustedes consuman en sus domicilios sea de Unión Fenosa', manifestó.

Esta anunciada entrada de la eléctrica en la Comunidad choca frontalmente con los intereses de Iberdrola, hasta ahora hegemónica en la distribución de energía dado el monopolio geográfico existente. El director general de desarrollo corporativo de Iberdrola, Tomás Calleja, justificó ayer en esta larga vinculación con los clientes valencianos sus aspiraciones a extender su presencia al sector gasístico y a ubicar la planta de regasificación en Castellón, próxima a su central térmica, ahora en construcción, de ciclo combinado (que producirá 800 megavatios de electricidad a base de quemar gas y turbinar tanto éste como el vapor de agua).

Los dos altos cargos de las eléctricas coincidieron ayer en unas jornadas para empresarios que, bajo el título Comunicación, infraestructuras y ecología: un nuevo equilibrio, se celebraron ayer en el Colegio Mayor Universitario de La Alameda, en la partida de La Lloma de Rafelbunyol. Velasco abordó la ponencia Una nueva visión de las infraestructuras energéticas: Polos de gas y electricidad, en la que abogó por la imperiosa necesidad de construir plantas de regasificación para no depender de los gasoductos.

A su juicio, Francia ha impedido históricamente a España establecer una auténtica conexión energética con Europa y se teme que con el gas ocurrirá lo mismo. Y cree que, ahora que se va a disparar el consumo nacional de gas (de los 17.000 millones de metros cúbicos actuales a los 44.000 en el 2010), hay que evitar depender del gasoducto con Europa.

Unión Fenosa ya ha encargado la construcción de dos barcos metaneros, que permitirán traer el gas desde 10 puntos del Mediterráneo o desde otras zonas del Atlántico, como Trinidad, Nigeria, Angola, Venezuela. Y está promoviendo plantas de GNL en Andalucía, Galicia y la Comunidad Valenciana, que para Velasco son polos energéticos ideales tanto para importar gas como para venderlo o la electricidad generada por éste. En Sagunto promueve una planta (40.000 millones de inversión) adyacente a dos centrales de ciclo combinado de 1.200 megavatios (60.000 millones de pesetas cada instalación) que funcionarán en 2004 y 2010. En total, 4.500 empleos y una ocupación permanente para unas 1.500 personas.

Velasco fue contundente a la hora de valorar sus posibilidades: 'Tendremos una planta de regasificación en la Comunidad Valenciana... y espero que esté en Sagunto'. A su juicio, su posición geoestratégica convierte a esta ciudad en un lugar único para situar la planta: 'No me explico que no se haya hecho antes'.

Sin embargo, Iberdrola apoya el proyecto del Consell de ubicar la planta de GNL en Castellón. 'El hecho de que alguien diga algo no quiere decir que lo haya pensado antes', objetó Calleja a los planes de su competidora. El directivo de Iberdrola considera que la mejor ubicación para una planta de este tipo 'la establece la media aritmética de la distancia a los compradores'. Y apunta como lugar idóneo a Castellón, dado que los azulejeros suponen una sustancial cuota de mercado (la cifra en el 25%).

La última palabra la tiene el Consell, que ya ha expresado sus preferencias por Castellón. Pero Velasco dice que todavía no hay nada decidido, que su empresa apuesta por Sagunto y que, dada su 'capacidad de relación y de participación', espera estar presente en cualquier proyecto que finalmente se acometa.

Por su parte, las 16 cooperativas eléctricas valencianas quieren participar en el accionariado de Encovagas, que promueve la construcción de la planta. No creen que la Generalitat les ceda más de un 5% pero insisten. Sí tienen más avanzada su participación junto con Unión Fenosa y ACS en el concurso para la construcción y explotación de los parques eólicos en la Comunidad. La cooperativa eléctrica de Crevillent negocia una participación del 36%, que distribuirá entre el resto de cooperativas eléctricas. Velasco anunció que presentará ofertas al concurso y que aspira a construir un 20% de los proyectados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2001