Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Museo Guggenheim se rinde al arte multimedia con 'Los mundos de Nam June Paik'

El artista coreano afirma que tras esta amplia retrospectiva en Bilbao ya puede morirse 'satisfecho'

Casi un centenar de obras realizadas por Nam June Paik están reunidas en la segunda planta del Museo Guggenheim, componen una muestra que ha llegado a Bilbao tras ser exhibida en Nueva York y en Seúl. Los mundos de Nam June Paik recoge el quehacer de este creador multimedia a través de esculturas con televisores manipulados, vídeos interactivos y juegos de láser, en una mezcla de tecnología y vanguardismo. 'En cualquier mirada que se haga al siglo XX se puede ver la profunda impronta que han dejado en el arte y la literatura las imágenes en movimiento del cine y la televisión. Nosotros creemos que es una responsabilidad de los museos el incorporar este tipo de manifestaciones a su programación y a su colección permanente', comentó ayer Juan Ignacio Vidarte, director del Guggenheim bilbaíno, durante la presentación de la muestra. Nam June Paik asistió pacientemente sentado en su silla de ruedas -en la que se encuentra debido a una apoplejía que sufrió en 1996- a una extensa rueda de prensa, en la que la mayor vehemencia al hablar de su trabajo vino en el discurso del comisario de la exposición, John Hanhardt, del Guggenheim neoyorquino, que la calificó de 'una celebración'.

Ciertamente, Nam June Paik permite al visitante disfrutar con sus trabajos, maravillarse, intervenir. 'He aprendido muchas cosas con esta exposición y espero que la gente sepa interpretar mi obra', expresó el coreano. Los mundos de Nam June Paik no sigue una secuencia tradicional cronológica, a pesar de constituir una retrospectiva y glosar cuatro décadas del trabajo del artista. La exposición se ha planteado 'como una yuxtaposición de obras de arte realizadas en diferentes momentos', según indicó Juan Ignacio Vidarte. En ella se encuentra, entre otras, la obra TV participativa, de 1963, una innovadora pieza de vídeo interactiva que pudo verse por primera vez en 1969 y que ahora se muestra restaurada por Nam June Paik.

El artista coreano está considerado por la crítica como el padre del videoarte y uno de los principales innovadores de las realizaciones multimedia. La exposición también ofrece las últimas creaciones que Paik ha construido utilizando la tecnología láser. Entre ellas destacan La escalera de Jacob (Jacob's ladder), una cascada de agua a través de la cual se proyecta el láser, y el Cono de láser (Laser cone, 2001), en el que el visitante puede introducirse dentro de una enorme campana creada por el artista y envolverse en los haces de láser de colores. Esta obra ha sido creada específicamente para la exposición del Museo Guggenheim de Bilbao.

Nam June Paik, sin embargo, confiesa que su pieza preferida es TV participativa (1963): dos micrófonos de pie conectados a una televisión en la que se ven varios haces de láser. El visitante sólo tiene que hablar, gruñir o cantar por los micrófonos y los haces de láser bailan al compás.

En otra instalación, Paik se interroga por la relación entre la naturaleza y la tecnología y crea un frondoso jardín de plantas, entre las que crecen numerosas televisiones encendidas. 'Tenemos que sentirnos agradecidos por el papel que ha jugado la televisión para las masas en la segunda mitad del siglo XX', dice Nam June Paik sobre el objeto y medio que le ha dado fama y que ha hecho posible que canalice su talento artístico. 'Nam June Paik utilizó la televisión como medio para que el artista crease una imagen visual que se pudiera transmitir a todo el mundo', concreta Hanhardt.

La música envuelve la exposición del artista multimedia, pionero también en la interacción de sonido e imágenes en el arte. 'En la música es donde se puede apreciar mi parte más coreana', concluye.

'Internet es el progreso, el futuro pasa por ahí'

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 2001

Más información