Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia sella un pacto con España en la pelea por los fondos europeos

En la pugna por los fondos europeos existe ya otra alianza: la de Italia con España. Si el miércoles nació el pacto entre Berlín y París contra las tesis españolas, ayer quedó sellado el acuerdo entre Italia y España. En la reunión extraordinaria que ayer mantuvieron en Bruselas los embajadores de los Quince ante la UE, el representante italiano, Roberto Nigido, dejó claro por primera vez que sostiene plenamente la posición española y lo hizo sólo cinco días después de que Silvio Berlusconi, amigo personal de José María Aznar, ganara las elecciones italianas.

El Gobierno español ya no se siente tan débil. Durante la reunión de embajadores, el representante de Suecia, que este semestre preside la UE, presentó una propuesta en la que, en parte, daba una cierta satisfacción a España. En el documento, se instaba a la Comisión Europea a presentar antes de fin de año un informe sobre las negativas consecuencias que para algunos Estados tendrá la entrada de nuevos países en la UE en relación con los fondos europeos.

La propuesta sueca fue inmediatamente desechada por la oposición de Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda, Austria y Luxemburgo. El embajador español se limitó a agradecer los esfuerzos de Suecia por aproximar posiciones, mientras el portugués y el griego señalaron que el documento iba en la buena dirección. Pero la sorpresa llegó en el turno del representante italiano, quien aseguró que la fórmula sueca se quedaba incluso corta porque debe haber un compromiso para solucionar el problema que sufrirían diversos países en el futuro reparto de las ayudas.

Con ese paso, España cuenta ya con un aliado de los grandes. Italia, con 57 millones de habitantes, es el tercer país más poblado de la UE y cuenta en el Consejo de Ministros con los mismos votos que Alemania, Francia o Reino Unido. Seguramente por lo ocurrido ayer, los portavoces españoles han variado inmediatamente el discurso y ahora apuestan por 'rebajar el tono del debate'. Aznar ha sido el único líder europeo que desde hace años apoyó a Berlusconi y, gracias al presidente español, el partido del dirigente italiano, Forza Italia, está encuadrado en las filas del Partido Popular Europeo.

Hasta ayer, el embajador italiano había asistido como espectador a la pugna hispano-alemana por el futuro reparto de los fondos. El fuego se rompió el miércoles pasado, cuando el próximo ministro italiano de Economía, Giulio Tremonti, dijo que Italia 'pedirá que se retrase el proceso de ampliación de la UE al Este si no hay compensaciones para el mezzogiorno'. En junio habrá una reunión de ministros de Exteriores para debatir de el problema. Será la última oportunidad previa a la cumbre europea del 15 y 16 de junio en Gotemburgo (Suecia), donde Berlusconi intenta estar para ayudar a Aznar, aunque para ello tenga que adelantar la fecha de su investidura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2001