Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

481 menores piden ayuda al Defensor para emanciparse

Urra denuncia el aumento de pornografía infantil

Más de 2.600 jóvenes se dirigieron el año pasado al Defensor del Menor para denunciar situaciones de indefensión o malos tratos y reclamar información sobre asuntos que les preocupan. De ellos, 481 (el 18,1%) pidieron a Javier Urra, defensor del Menor, información sobre los pasos a dar para emanciparse de sus familias. Muchos de estos casos están relacionados con adolescentes que viven en hogares en los que se producen situaciones de malos tratos y violencia familiar. Un porcentaje también elevado de las comunicaciones recibidas en esta institución correspondía a jóvenes que aseguraban ser víctimas de la violencia, aunque en ocasiones fueron los vecinos los que tuvieron que alertar de la situación de indefensión que vivían los chavales en sus hogares.

Urra, en su memoria anual, que ayer entregó en la Asamblea de Madrid, destaca que el 84,9% de los adolescentes que sufren problemas de marginación reside en el sur o el este de la región. A la vez, se lamenta de la falta de coordinación entre las 250 entidades públicas y privadas (ONG) que trabajan en las zonas más deprimidas de la Comunidad y pide que el Gobierno regional tome medidas para paliar este problema.

Igualmente, en el informe anual se denuncia la existencia de páginas de Internet que, bajo epígrafes tan atractivos para los más pequeños como los personajes de Pokémon (serie de dibujos animados), ocultan imágenes con contenido pornográfico.

En el documento oficial se detalla asimismo una investigación abierta por esta institución sobre un medio informativo que, a través de un catálogo, ofrecía vídeos de pornografía infantil.

El aumento de situaciones violentas entre menores en el ámbito escolar ocupa también un apartado destacado en el estudio. Así, destaca el caso de una joven a quien un compañero de colegio fracturó ambas muñecas y una rodilla y provocó hematomas por todo el cuerpo. Por último, Urra admite que la venta de alcohol a menores es una asignatura pendiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de mayo de 2001