Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación paga el Bachillerato a los centros concertados

Los padres denuncian que varios institutos cobran 45.000 pesetas por actividades extraescolares

La mayoría de la treintena de centros concertados donde ya se han puesto en marcha campañas de matriculación para el curso 2000-2001 se concentran en la provincia de Valencia, fundamentalmente alrededor del denso cinturón urbano delimitado por Alboraia, Benetússer, Torrent, Godella, Burjassot y Mislata, y en la propia capital, donde el déficit de infraestructuras públicas es endémico. En Godella, por ejemplo, donde no hay ni un sólo instituto público construido, todos los centros privados -excepto el Domus- están ofreciendo 'matrícula concertada', aunque piden hasta 45.000 pesetas al trimestre desglosadas en concepto de 'actividades extraescolares' o 'gabinetes psicopedagógicos'. Lo mismo ocurre en centros concertados de la ciudad de Valencia, como el Pío XII, según ha podido comprobar este periódico en varios centros, previa denuncia de diferentes padres.

En Alboraia, ha sido la propia Comisión de Escolarización Municipal la que, ante la inminente apertura del periodo de matriculación y la falta de información por parte de la consejería, ha optado por elaborar y distribuir unos folletos orientativos para la población, donde se ofrece 'la previsión de plazas escolares vacantes sostenidas con fondos públicos', es decir, que deberían cobrar sólo las tasas públicas autorizadas. El Ayuntamiento, con esta campaña, trata de garantizar que la matrícula se adecue a los previsto por la ley.

Según la Ley de Presupuestos 12/2000, el precio de la matrícula pública para el bachillerato es de 3.500 pesetas por alumno y mes durante diez meses. Educación aseguró ayer que 'la inspección actuará, en aquellos casos en los que se tenga alguna noticia respecto a cobros más elevados, o de existir la denuncia de padres que no puedan matricular a sus hijos en los centros concertados, previa exigencia del cobro elevado por actividades extraescolares'. Según fuentes de UGT, que pertenece a la comisión de seguimiento de conciertos, 'la financiación de los Bachilleratos es otra muestra de la política de hechos consumados de la consejería' y recuerda que ésta era una de la exigencias de las patronales de la privada, tras concertar en mayo pasado el nivel de Infantil, lo que levantó una fuerte polémica al no estar regulados tampoco en la LOGSE. Sin embargo, en una reunión con el arzobispo Agustín García-Gasco, a finales del años pasado, la patronal reclamó ya la financiación de los Bachilleratos.

El consejero Manuel Tarancón sostiene que 'el concierto es más transparante que la subvención', al tratarse de la fórmula de 'pago delegado' al profesorado. UGT recuerda, sin embargo, que el Consell adeuda todavía la 'homologación de los salarios del profesorado privado con el público'. Según este sindicato, los 10.000 profesores que trabajan en la red privada aún no han cobrado este semestre la subida de más de 70.000 pesetas, fijada en el acuerdo renovado a final del 2000. 'La deuda total', puntualiza, 'asciende a 800 millones'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 2001