Los hermanos Ruiz Paz sostienen que sólo quemaron paja y no fibra de lino

El ex director financiero de Mercasa, Gonzalo Ruiz Paz, gerente desde 1999 de la transformadora Colino, y su hermano Enrique, su predecesor en la empresa, negaron ayer ante el juez Baltasar Garzón haber quemado fibra de lino por no tener salida en el mercado.

Según Enrique Ruiz Paz, lo que se quemó fue la paja restante de la transformación del lino y no la fibra del producto. Fuentes de su defensa negaron que Ruiz Paz hubiese confesado que se quemó la fibra, y dijeron que así consta en un resumen del informe de la OLAF (Oficina Antifraude de la UE) que llegó a la Fiscalía Anticorrupción, pero no en el documento original.

Gonzalo Ruiz Paz explicó que la cantidad de lino transformado era superior a los 2.000 kilos/hora que tenían autorizados por la Junta de Castilla-La Mancha, pero que este organismo no acudió a comprobarlo a pesar de que le fue comunicado.

Garzón pidió a los representantes de la empresa que aporten el certificado que presentaron informando de esta circunstancia a la Consejería de Agricultura.

Los hermanos Ruiz Paz justificaron la alta producción de lino señalando que utilizaban empleados de otra empresa familiar cuando eran necesarios.

También negaron la acusación del fiscal de que no entregaron los 845.000 kilos de fibra que vendieron a una empresa belga, según consta en algunas facturas Explicaron que el producto se almacenó hasta que la empresa belga pudo recogerlo, lo que debió ocurrir después de que la OLAF elaborara su informe. Garzón ha elevado de 43 a 46 el número de imputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 09 de mayo de 2001.

Lo más visto en...

Top 50