Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento hispalense se resigna a que la Junta decida sobre Puerto Triana

Las cajas muestran su disposición a lograr un acuerdo sobre Tablada

Urbanismo anunció ayer, además de este cambio de posición sobre el trámite a seguir, que incorporará nueva documentación al expediente que en su día envió a la Consejería de Obras Públicas, tal y como ésta le requirió en su informe preceptivo, y que trasladará los 5.000 metros cuadrados edificables previstos en los jardines de la ribera del Guadalquivir a la zona de los pabellones de la Navegación y los Descubrimientos.

Esta modificación de la edificabilidad, que no reduce la superficie prevista en el proyecto de los promotores, salva el problema planteado por la Consejería de Cultura, que alegó que las construcciones en la ribera del río impedirían la vista del conjunto monumental del Monasterio de La Cartuja desde el otro lado del Guadalquivir.

Carmona llevará al Pleno de este mes, 'si da tiempo', un texto refundido del expediente de modificación del PGOU para autorizar Puerto Triana, ya incorporados estos matices. Una vez aprobado por el Ayuntamiento, el proyecto deberá recibir el visto bueno de Obras Públicas, el informe preceptivo pero no vinculante del Consejo Consultivo de la Junta y de la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Andalucía y el sí definitivo del Consejo de Gobierno.

Obras Públicas espera que Urbanismo consulte su opinión sobre la reforma del proyecto antes de elevarlo formalmente a Pleno. Esta consulta previa suelen hacerla los Ayuntamientos y así se evitan una negativa formal de la Junta a mitad del procedimiento.

Por otra parte, Isidoro Beneroso, presidente del consorcio propietario de los terrenos de Tablada, formado por Caja San Fernando y El Monte, se manifestó sobre su posible expropiación. Beneroso aseguró que están 'dispuestos a llegar a un acuerdo' con el Ayuntamiento aunque reiteró su 'extrañeza y sorpresa' ante las intenciones del Consistorio, informa Fernando Arnaiz.

Beneroso advirtió: 'fueron unos terrenos adquiridos en subasta pública con precios fijados por la propia administración, no fueron objeto ni siquiera de un trato entre privados, y no quiero añadir ni un punto más. Quien quiera entender el mensaje, lo entiende'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de mayo de 2001