Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELECOMUNICACIONES

Telefónica impulsa el plan para integrar sus filiales de Internet y medios de comunicación

Alierta baraja distintas alternativas para unir Terra y Media según el modelo AOL y Time Warner

César Alierta tiene sobre la mesa un informe elaborado por la consultora McKinsey, asesora habitual de Telefónica durante la presidencia de Juan Villalonga (1996- 2000). 'Informes de ese tipo hay muchos y se están analizando distintas alternativas', reconoció ayer un portavoz de Telefónica. Fuentes de la compañía aseguran, sin embargo, que, aunque Alierta dispone de distintas propuestas para potenciar la actividad de Terra y Telefónica Media, todas ellas coinciden en la conveniencia de integrar ambas filiales.

La filial de Internet acumuló pérdidas de 92.380 millones de pesetas al cierre de 2000 con unos ingresos que no llegan a 51.000 millones y una caída bursátil del 16,62% desde su colocación en Bolsa. Desde su máximo en Bolsa la caída es del 93,74%. A la filial de medios de comunicación -un conglomerado que integra participaciones tan dispares como las de Antena 3 (47,42%), la sociedad de satélites Hispasat (22,7%) o Pearson (5%)- no le van mejor las cosas y pierde 104.388 millones de pesetas, con unos ingresos por operaciones de 120.500 millones al cierre de 2000. Las dos son un pesado lastre en la cuenta de resultados del grupo frente a los crecientes beneficios que reportan las filiales de Móviles o América Latina.

Integración de TPI

Según fuentes de la compañía, la cúpula de Telefónica pretende llevar a la próxima junta general de accionistas, prevista ahora para primeros de junio, una completa remodelación de sus actividades en Internet y medios de comunicación siguiendo el modelo de las estadounidenses America Online (AOL) y Time Warner.

El proyecto, que ya se estudió el año pasado, contempla traspasar las empresas de Media que están más directamente dedicadas a la producción de contenidos a una nueva Terra Media, que se ocuparía de su distribución a través de Internet y otros canales como los teléfonos móviles. De ese modo, la operación también implicaría a Terra Mobile, compañía dedicada a la distribución de contenidos informativos y de ocio a través del móvil que fue constituida el año pasado por Terra (49%) y Telefónica Móviles (51%). Los estrategas de Telefónica también cuentan con la integración de TPI-Páginas Amarillas, aunque ésta no se considera inminente.

Las empresas de contenidos adscritas a Media son Endemol, la productora de programas de televisión como Gran Hermano; Telefónica Sport, que aglutinará los derechos para la explotación de acontecimientos deportivos como la Euroliga de baloncesto o la Liga de fútbol española a través de Audiovisual Sport (40% de Telefónica); la productora cinematográfica Lola Films, para la que se buscan alianzas internacionales en el ámbito europeo e hispanohablante; la discográfica venezolana Rodven (51% de Media), y otras participadas en América Latina.

Media, cuya salida a Bolsa se ha retrasado varias veces, incluye también el 25% de Media Park (25%) y las áreas de televisión en abierto y radio, que giran en torno a Antena 3 y Onda Cero, y a la televisión de pago, cuyo buque insignia es Vía Digital. La reorganización de estas dos áreas acarrea mayores dificultades, ya que su actividad ejerce una notable influencia política sobre la audiencia y está condicionada por los fichajes estrella que realizó Villalonga.

De hecho, los contactos que Telefónica ha emprendido con Bertelsmann, su socio en Antena 3, para que eleve su participación en la cadena televisiva y en las radios de la operadora han desatado ya la reacción de algunos profesionales que se resisten a ceder cuotas de poder frente a los alemanes.

Otro tanto ocurre con el 5% de Telefónica Media en el grupo británico Pearson, editor de Financial Times, y con el control del 79% de Recoletos (propietario de los diarios Marca y Expansión y del 30% de El Mundo). Fuentes de Telefónica aseguran que la operadora está dispuesta a desprenderse de esa participación con el consenso de los británicos.

En ese contexto no se descartan cambios en la cúpula de Terra, presidida por Joaquim Agut desde el pasado verano, y de Media, cuyo primer ejecutivo es Juan José Nieto, que llegó con Villalonga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de mayo de 2001