Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica busca el apoyo de grupos multinacionales para sacar adelante su filial de medios de comunicación

Telefónica Media es un lastre en la cuenta de resultados del grupo Telefónica y un insistente motivo de notoriedad y sobresalto para sus gestores. Las cosas no van bien en la filial que marcó la presidencia de Juan Villalonga en Telefónica (1996-agosto de 2000) y su sucesor, César Alierta, está dispuesto a deshacerse de buena parte de la herencia. La tarea no es sencilla, teniendo en cuenta que la entrada de la compañía de teléfonos en el ámbito audiovisual se impulsó desde el Gobierno del PP y está condicionada por los fichajes estrella que hizo Villalonga en algunos medios.

La filial dedicada a medios de comunicación (integra las participaciones en Antena 3, Vía Digital, Endemol, Onda Cero, Lola Films, varias radios y televisiones en Argentina y el 5% del grupo británico Pearson, entre otras) perdió el año pasado 104.388 millones de pesetas y en el primer trimestre de 2001 acumula ya 10.515, 5 millones en pérdidas, un 138,5% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Peor aún. El actual presidente de la operadora y su consejero delegado, Fernando Abril-Martorell, están convencidos de que tan destacada presencia en medios distrae recursos necesarios para combatir la competencia en otras áreas (telefonía fija y móvil y América Latina, prioridades estratégicas).

Sobre la mesa de Alierta descansan varias propuestas para solucionar la delicada situación. Una de ellas pasa por la integración con Terra Lycos, otra fuente de pérdidas inagotable, que iría acompañada de una reorganización de las participaciones y la firma de una o varias alianzas con grupos multinacionales. Otras sugieren la venta pura y dura de activos improductivos.

El aliado más cercano es el alemán Bertelsmann, socio estratégico de Terra Lycos y accionista de Antena 3, con un 18%, a través de su cadena de televisión RTL. Telefónica está convencida de que los alemanes, con quienes mantiene reuniones habituales, pueden jugar un papel clave en el desarrollo de la telefonía móvil multimedia (UMTS) con Telefónica Móviles en Alemania. Bertelsmann quiere incrementar su parte en Antena 3, una de las patas rentables de Media, y/o entrarían en Onda Cero.

Terceros interesados

Las relaciones entre ambos grupos se ven favorecidas por la presidencia no ejecutiva de Juan Abelló, un hombre de la absoluta confianza del presidente del Gobierno, en RTL y por los vínculos del BBVA, accionista de referencia de Telefónica, con Pixelpark, el brazo de Bertelsmann en Internet.

El diario Financial Times, propiedad de Pearson, informó ayer de que RTL y Media están explorando nuevas formas de cooperación, incluyendo la posibilidad de una fusión o la entrada del grupo paneuropeo en Endemol, la productora de Gran Hermano que Telefónica compró por 900.000 millones. Ahora está valorada en la mitad por los analistas de mercado.

Esos devaneos no agradan a Pearson, que tiene el 79% de Recoletos (propietario de los diarios Marca, Expansión y del 30% de El Mundo) y un 22% de RTL, porque le restaría peso en el entorno mediático europeo. Especialmente, después de que Telefónica haya reconocido que está dispuesta a vender su 5% en Pearson porque lo considera un 'posición financiera'. No obstante, ambas parte están a punto de cerrar un pacto para la distribución de contenidos de Pearson a través de las plataformas tecnológicas de Telefónica (Terra y Móviles, sobre todo). Así, las relaciones no se rompen del todo y Telefónica obtiene algunos recursos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2001