Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex comisario europeo Martin Bangemann dejará Telefónica el próximo 30 de junio

Villalonga otorgó un sueldo cercano a 200 millones anuales al 'Ronaldo de las comunicaciones'

Julio de 1999. El ex presidente de Telefónica, Juan Villalonga, anuncia otra de sus polémicas decisiones al frente de la compañía: el fichaje del entonces comisario europeo de Telecomunicaciones Martin Bangemann como asesor y consejero de la operadora.

La tormenta que desató la operación llegó al Tribunal de Luxemburgo, donde la UE presentó una denuncia porque Bangemann no había respetado el periodo mínimo que exigían las normas comunitarias sin desarrollar actividades privadas. El fichaje de Bangemann, al que Villalonga presentó como el Ronaldo de las telecomunicaciones en referencia al astro futbolístico, se produjo con gran fasto en Madrid, adonde el ex comisario europeo se desplazó con cargo a la Comisión Europea y sólo un día después de haber notificado su marcha al entonces presidente europeo, Jacques Santer.

Bangemann fue comisario de Industria y Comercio Interior (de 1989 a 1994) y de las Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones e Industria (desde 1995 a 1999), lo que le permitió conocer de primera mano la estrategia de las grandes compañías europeas del sector y las líneas maestras del desarrollo del sector. Con ese bagaje, Villalonga pensó en él para hacerse cargo de las relaciones institucionales de Telefónica con los organismos gubernamentales y comunitarios, los reguladores nacionales e internacionales de la competencia y las empresas rivales.

Sin cometido conocido

Sin embargo, su incorporación a Telefónica, que causó sorpresa y cierta división en el consejo de administración de la operadora, tuvo que retrasarse nueve meses, hasta julio de 2000, como condición para que la UE retirara la denuncia. Su llegada a Gran Vía, donde consiguió despacho, secretaria y un salario cercano a 200 millones de pesetas, coincidió de ese modo con el inicio del fin de Villalonga en Telefónica, lo que no auguraba nada bueno.

'¿Quién?', respondió César Alierta, actual presidente de Telefónica, cuando siendo presidente de Altadis y consejero de la operadora fue preguntado sobre la incorporación de Bangemann al máximo órgano de decisión de la compañía de telecomunicaciones.

En realidad, el Ronaldo de las telecomunicaciones, 'un número uno en el sector de las telecomunicaciones, la informática, los medios de comunicación y los contenidos', según Villalonga, no ha dejado de calentar banquillo. La Telefónica de Alierta, menos proclive al fasto que la de su antecesor, no ha encontrado cometido a Bangemann, a quien fuentes del sector señalaron en algún momento como representante de la compañía en Alemania, donde la filial de móviles ha obtenido una licencia para prestar servicios de tercera generación.

Telefónica ha negado que pensara en él en algún momento para desempeñar ese cometido y esperará a que venza formalmente su contrato el 30 de junio próximo para prescindir de él sin desatar conflicto alguno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de mayo de 2001