Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Premio Cervantes

¡Qué agradable sensación, qué reconfortante tener entre las manos un periódico como EL PAÍS! Y lo digo porque, si bien hace unos días fue de los pocos que arrojaba alguna sombra sobre la elección de Umbral para el Premio Cervantes, hoy no le duelen prendas en reconocer su enorme valía -valía que, de otro lado, no cuestionaba en absoluto- publicando en el número de hoy dos páginas enteras dedicadas a la entrega del galardón y consiguiente discurso. Tengo para mí que éste es el proceder ético y noble debido y que dice mucho a favor de este diario.

Por cierto, ¡vaya discurso! Eso es hilar fino, escribir un castellano maravilloso y demostrar, una vez más -aunque a mí no me guste nada, pero que nada, su talante y personalidad- que tiene méritos más que suficientes desde hace mucho tiempo para ser académico. ¿Por qué se siguen oponiendo algunos a ello? Todos tenemos en la mente más de un miembro de la Academia que sólo tuvo para entrar que empujar la puerta... Eso, sí, su mano era muy fina y elegante.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de mayo de 2001