Elecciones en el País Vasco

El juez encarcela al etarra que expulsó México, tras admitir todas las acusaciones

El presunto etarra Yagoba Codo Callejo, quien fue detenido en México por estancia irregular y expulsado el viernes pasado hacia España, fue encarcelado ayer por orden del juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, acusado de pertenencia a banda armada, terrorismo, estragos, almacenamiento de explosivos y recopilación de información. El detenido ha mostrado su más 'absoluta colaboración' y ha reconocido todos los hechos que se le han imputado, según aseguraron ayer fuentes judiciales.

Codo, de 37 años, tiene causas pendientes en los juzgados 2, 4 y 5 de la Audiencia Nacional y cuatro órdenes de encarcelamiento. Ninguno de los delitos que se le imputan y de los que se ha reconocido autor son de sangre, pese a que se le acusa de haber colocado varios artefactos explosivos en vías férreas en 1993. El encarcelado perteneció a un grupo satélite del comando Donosti llamado Izpar Haizea, un talde que confirmaba informaciones sobre objetivos elegidos por la banda. Posteriormente, tras la muerte en un tiroteo con la Guardia Civil de tres miembros del Donosti, Codo huyó a Francia, país desde el que dio el salto al comando Nafarroa.

Más información

Entrega de Tigresa

Mientras, Francia entregará en los próximos días a España a la etarra Idoia López Riaño para ser juzgada por 23 asesinatos, tras cumplir cinco años de cárcel por asociación de malhechores. López Riaño, de 37 años, conocida como Tigresa o Margarita, supuestamente participó, entre otros atentados, en el perpetrado en la plaza de la República Dominicana de Madrid, el 14 de julio de 1986, en el que murieron 12 guardias civiles; en el triple asesinato del teniente coronel Calos Besteiro, del comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas y del soldado Francisco Casillas, cometido en Madrid, el 17 de junio de 1986, así como en los asesinatos frustrados del que fuera fiscal general del Estado, Luis Burón Barba, y del entonces presidente del Tribunal Supremo, Antonio Hernández Gil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de abril de 2001.

Lo más visto en...

Top 50